30 de septiembre de 2014

¿Qué marcará el futuro de los tratamientos oncológicos?

Experto destaca la necesidad de conocer el impacto presupuestario que van a tener las nuevas terapias contra el cáncer

¿Qué marcará el futuro de los tratamientos oncológicos?
EUROPA PRESS

   MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La inmunoterapia, las terapias dirigidas y las mejoras en la financiación de los nuevos tratamientos van a marcar el futuro del abordaje del cáncer, tal y como se ha puesto de manifiesto a lo largo de los cinco días que ha durado el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, por sus siglas en inglés), celebrado en Madrid y que ha contado con la participación de 19.859 oncólogos de todo el mundo.

   "Hemos visto que la medicina personalizada se está consolidando como una nueva manera de entender la Oncología desde el punto de vista científico. Además, hemos podido comprobar cómo se están también consolidando otras opciones terapéuticas que antes nos parecían un sueño como, por ejemplo, la inmunoterapia", ha explicado, en un encuentro con periodistas, el presidente del Comité Científico de Salud Pública y Economía de la Salud de ESMO, Josep María Borràs.

   En concreto, en el Congreso se ha mostrado que la inmunoterapia tiene un papel en el tratamiento del cáncer y, especialmente, en el caso del melanoma metastásico o del tumor gástrico. Además, se han presentado diferentes estudios aleatorizados sobre terapias dirigidas contra distintos tumores como, por ejemplo, el cáncer de mama HER2 positivo.

   Novedades en el tratamiento oncológico que, a juicio de Borràs, se van a ver reflejadas en los servicios sanitarios. En este sentido, el experto ha avisado de que otro de los retos a los que se enfrenta la Oncología es al aumento del número de casos de cáncer como consecuencia del envejecimiento de la población y, al mismo tiempo, al incremento de las comorbilidades. "Vamos a tener más pacientes, con más edad y con más complejidad en su manejo terapéutico", ha insistido.

   Ante esto, Borràs ha subrayado la importancia de que los profesionales y los servicios sanitarios mejoren la organización y la financiación de los nuevos tratamientos. Y es que, a su juicio, además de mirar si un nueva terapia es coste-eficaz es necesario ver cuál va a ser el impacto presupuestario que va a tener en los presupuestos.

   Para ello, el especialista ha abogado por conocer mejor cuáles son los pacientes que más se van a poder beneficiar de los nuevos tratamientos, para lo que se necesita un mayor número de biomarcadores, y dialogar con la industria farmacéutica para que establezca nuevas formas de financiación de los fármacos.

HAY QUE MEJORAR LAS VÍAS DE FINANCIACIÓN DE LOS NUEVOS TRATAMIENTOS

   En este sentido, el presidente del Comité Científico de Salud Pública y Economía de la Salud de ESMO 2014 ha asegurado que una de las vías que pueden ser "efectivas" a la hora de introducir nuevos tratamientos oncológicos es la que está llevando a cabo el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que ha fijado unos topes presupuestarios para poder aprobar los nuevos fármacos contra la hepatitis C.

   "Este tipo de negociaciones tienen que hacerse porque a todos nos interesa que estos tratamientos se apliquen. En España no estamos peor que en Europa en este tema ya que el impacto presupuestario que tienen los nuevos fármacos contra el cáncer es igual en todo el mundo. Sin embargo, no podemos olvidar que la Oncología es una prioridad en los servicios sanitarios porque lo es en la sociedad", ha apostillado.

   Ahora bien, Borràs ha recordado que lo "importante" no es poder acceder a un fármaco en poco tiempo si no que lo relevante es que los pacientes puedan acceder a todo el tratamiento, el cual debe ser multidisciplinar y pasar de un primer diagnóstico adecuado, a la cirugía, radioterapia y quimioterapia.

   "El primer tratamiento en Oncología es el que va a marcar el pronóstico posterior. Por tanto, no nos dejemos llevar sólo por los árboles porque entonces no vamos a ver el bosque", ha argumentado para, además, destacar la importancia de avanzar en la evaluación de los resultados clínicos que tienen los diferentes territorios para, así, mejorar la asistencia oncológica.

   Finalmente, Borràs ha comentado que otros países han implantado diferentes medidas que deberían ser "aplicadas" en España como, por ejemplo, la evaluación periódica e independiente de los resultados clínicos y con base poblacional; la financiación específica para nuevos proyectos como el cribado de cáncer colorrectal o los centros de referencia para tumores raros; la evaluación de nuevos fármacos según su grado de innovación terapéutica y su coste-efectividad; y la ordenación de la atención oncológica según su complejidad.