13 de junio de 2019

La implantación del cribado de cáncer de cérvix permitirá hacer diagnóstico molecular a más de 9 millones de mujeres

La implantación del cribado de cáncer de cérvix permitirá hacer diagnóstico molecular a más de 9 millones de mujeres
FLICKR/HEY PAUL STUDIOS - ARCHIVO

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La implantación del programa poblacional de cribado de cáncer de cérvix en España permitirá la realización de tests de diagnóstico molecular para todas las mujeres de entre 35 y 65 años, es decir, un total de 9.469.439 mujeres, según se ha puesto de manifiesto durante el simposio 'Hacia un programa de cribado de Cáncer de Cuello de Útero más eficiente: nuevas evidencias clínicas y ahorro de recursos'.

Además, según han recordado, las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas, encargadas de su puesta en marcha, podrán escoger entre las distintas pruebas moleculares validadas científicamente en la actualidad para realizar este cribado primario.

En este sentido, según los expertos, la utilización de los tests basados en amplificación de ARN mensajero de los tipos más oncogénicos del virus del papiloma humano podría suponer un importante ahorro para el sistema sanitario gracias a su elevada especificidad, con la consiguiente reducción de seguimientos y pruebas innecesarias para un alto número de mujeres de entre las más de nueve millones que serán llamadas a cribado.

Actualmente, las pruebas moleculares tienen como diana el ADN o el ARNm de varios subtipos de VPH de alto riesgo oncogénico. En numerosos estudios transversales se ha demostrado que la sensibilidad de ambos tipos de técnica para la detección de lesiones preneoplásicas y neoplásicas del cérvix es equivalente. Sin embargo, mientras las pruebas de ADN detectan solo la presencia del virus, la basada en la detección de ARNm es capaz de identificar la persistencia de una infección causada por el VPH5.

"El test de ARN es un test que se ha posicionado por tener un cierto grado de especificidad mayor. Cuanto más nos acercamos a la existencia de alteraciones morfológicas o tenemos marcadores de transformación y de replicación celular, entendemos que ya no estamos en una situación de presencia o ausencia del virus, sino que tenemos una información adicional de que ese virus se está replicando. Por lo tanto, estamos un poquito más cerca del diagnóstico final del cáncer, que es el que queremos prevenir", ha dicho el ponente en el simposio y consultor del Servicio de Epidemiología del Cáncer del Instituto Catalán de Oncología (ICO), Xavier Bosch.

Según estudios recientes, la prueba basada en ARNm reduce en un 23 por ciento los errores de cribado por falsos positivos clínicos, lo que disminuiría la ansiedad que estos hallazgos provocan en las mujeres y el seguimiento innecesario de las mismas mediante colposcopias u otras pruebas destinadas a confirmar la presencia o no de lesiones precancerosas.

De hecho, en un modelo de simulación se ha observado que el primer año tras implementar el programa de cribado en todas las mujeres entre 25-64 años se evitarían 195.727 colposcopias y 429.636 citologías líquidas al realizar el diagnóstico molecular con tests que detectan ARNm frente a ADN. Esta reducción del número de ambas pruebas se basa en la superior especificidad del test mRNA, con la consiguiente reducción en la carga asistencial para el sistema sanitario, eliminando a su vez el impacto que suponen en la calidad de vida de las mujeres.

"Estos datos son muy importantes ya que disminuye significativamente los costes asociados al número de colposcopias y al número de citologías que se tendrían que realizar en un programa de cribado. Esos dos costes son importantes y tienen una repercusión directa en el ahorro y más cuando en toda España estamos hablando de una población que necesita ser cribada de varios millones de mujeres", ha comentado el jefe de servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz, Marcial García Rojo.

Además, prosiguen los expertos, frente al cribado de cáncer de cérvix "oportunista", los programas de cribado poblacional que se implantarán con la nueva estrategia se realizarán a las mujeres entre 25 y 65 años. Entre 25 y 34 años mediante citologías cada tres años, y en las edades comprendidas entre 35 y 65 años mediante la determinación de VPH de alto riesgo.

En este caso, si la prueba es negativa, se repetirá la determinación a los 5 años. Si es positiva, se realizará una citología. Gracias a la implementación de este cribado poblacional, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social estima un ahorro anual de unos 30.676.221 euros al año a partir de 2028, una vez que el programa poblacional se haya implantado en todo el territorio y la cobertura sea próxima al cien por cien.

"Ahora se invitará a participar a personas que tradicionalmente han estado alejadas de los servicios de medicina preventiva. Y en este momento tenemos evidencia de que en esos grupos que nunca participan en programas de cribado es donde se acumulan los casos de cáncer invasor. Por lo tanto, si ahora nos movemos en esta dirección, significa que no solamente vamos a mejorar la calidad del servicio generado, sino que en particular vamos a dar acceso a la medicina preventiva a los grupos sociales más desfavorecidos hasta el momento", ha apostillado el doctor Bosch.

Finalmente, los expertos han destacado el impacto positivo que proporcionan las pruebas de diagnóstico molecular de VPH, ya que pueden complementar o reemplazar a la citología convencional. Porque, además del aumento de la sensibilidad, permite el procesamiento de miles de muestras de forma muy automatizada y reduce el tiempo de espera de resultados, optimizando el rendimiento del sistema en su conjunto.

"Por una parte, estamos teniendo en cuenta los costes asociados a la realización de la técnica;, tanto aquellos que se derivan de la toma de la muestra en atención primaria como los costes que se derivan de su transporte, además de la realización en sí de las técnicas en los servicios de anatomía patológica, costes de reactivos, costes de elaboración de informes o costes de personal", ha zanjado García Rojo.

Para leer más