Identifican cómo se produce el 'shock' alérgico tan rápidamente

Identifican cómo se produce el 'shock' alérgico tan rápidamente
13 de noviembre de 2018 GETTY - ARCHIVO

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cuando alguien tiene una alergia grave, los efectos potencialmente mortales de una exposición son casi instantáneos: erupción cutánea, desmayos, dificultad para respirar, pulso débil o corazón acelerado. Esta respuesta, el 'shock' anafiláctico, tiene una causa y un efecto directos, pero ha habido un rompecabezas fisiológico subyacente a ese proceso: ¿cómo ocurre esta reacción masiva tan rápidamente?

Investigadores de 'Duke Health', en Durham, Carolina del Norte, Estados Unidos, utilizaron modelos de ratón para rastrear cómo se activan las células inmunitarias durante el 'shock' anafiláctico. Estos expertos describen un mecanismo previamente desconocido en el que una célula inmunitaria recién identificada básicamente extrae los vasos sanguíneos en busca de alérgenos y luego utiliza un mecanismo inusual para administrar rápidamente los alérgenos transmitidos por la sangre a los mastocitos.

El hallazgo, que se detalla en un artículo publicado en la edición de este viernes de la revista 'Science', podría potencialmente abrir líneas de ataque innovadoras para detener esta reacción exagerada mortal, que afecta a una de cada 50 personas al año en Estados Unidos.

"El hallazgo central es que las células dendríticas, que son actores clave en el desarrollo de alergias, también desempeñan un papel directo en desencadenar un 'shock' anafiláctico", afirma el autor principal Soman N. Abraham, profesor en los Departamentos de Patología, Inmunología y Genética Molecular y Microbiología de Duke y miembro del Programa de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad Nacional Duke de Singapur.

Se entiende que los mastocitos son los principales actores en las reacciones anafilácticas cuando se involucran en lo que se denomina degranulación: la liberación de histaminas y otras sustancias inflamatorias en el torrente sanguíneo, lo que lleva a un 'shock' sistémico. Pero previamente no se sabía cómo se alertaba a los mastocitos, que se encuentran fuera del sistema vascular, sobre un alérgeno que circula en el torrente sanguíneo.

Lo que observaron Abraham y sus colegas fue un subconjunto recientemente identificado de células dendríticas ubicadas en la superficie exterior de los vasos sanguíneos. Usando protuberancias tipo sonda llamadas dendritas que perforan los vasos sanguíneos, estas células continuamente toman muestras de sangre en busca de invasores extraños.

TORRENTE DE MEDIADORES INFLAMATORIOS EN LA SANGRE

Cuando las dendritas detectan alérgenos transmitidos por la sangre, las células dendríticas alertan a los mastocitos vecinos de la presencia del invasor. Esta comunicación es inusual, ya que implica un proceso que ahorra tiempo al administrar el alérgeno a través de micro-vesículas, pequeñas burbujas recubiertas con alérgenos, que brotan de la superficie de las células dendríticas.

"Además de su conocida capacidad para internalizar, procesar y presentar antígenos a las células inmunitarias, las células dendríticas ahora parecen distribuir activamente los antígenos que han adquirido a las células inmunitarias circundantes incluso antes de que se internalicen", dice el primer autor, Hae Woong Choi.

A medida que estas vesículas portadoras de alérgenos entran en contacto con los mastocitos a través de la vasculatura del cuerpo, se libera un torrente de mediadores inflamatorios en el torrente sanguíneo, lo que rápidamente produce un 'shock' anafiláctico.

Para demostrar aún más el papel crítico de las células dendríticas en la promoción del 'shock' anafiláctico, los investigadores pudieron agotar estas células dendríticas en ratones, frenando la reacción alérgica. Esta nueva observación podría llevar al desarrollo de nuevas terapias dirigidas a las células dendríticas. Se necesita investigación adicional para explorar si esta actividad recientemente descrita de las células dendríticas tiene un beneficio desconocido.

"Aunque es perjudicial en el contexto de los alérgenos, esta función podría ser necesaria para combatir enfermedades y, de hecho, ser útil --plantea Abraham--. Tal vez estas células dendríticas están diseñadas para detectar parásitos, virus o bacterias transmitidos por la sangre, por lo que necesitamos entender cualquier otra circunstancia que los active antes de contemplar su bloqueo o impedir su actividad".