6 de marzo de 2015

Hospital Quirón San Sebastián se suma al Día Europeo de la Logopedia y ofrece consultas gratuitas

MADRID, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

Con motivo del Día Europeo de la Logopedia, que se celebra este viernes, la Unidad de Foniatría y Disfagia Orofaríngea de Quirón de San Sebastián ofrece consultas gratuitas para pacientes con trastornos de la deglución y/o del habla.

"La disfagia orofaríngea consiste en la dificultad para tragar y que junto a las alteraciones en la comunicación son secuelas muy comunes en personas con daño cerebral adquirido", ha explicado la directora de la unidad, Gemma Garmendia.

En concreto, el daño cerebral adquirido se da en personas que han sufrido un accidente cerebrovascular (ictus), un traumatismo craneoencefálico, una intervención quirúrgica cerebral o una encefalopatía de cualquier origen. Todas estas situaciones pueden generar secuelas más o menos graves a nivel cognitivo, sensorial, sensitivo y motor.

En este sentido, la disfagia orofaríngea es una de esas secuelas y afecta en torno al 40 por ciento de los pacientes con accidente cerebrovascular. Sus principales complicaciones son la malnutrición y las neumonías aspirativas que se producen al pasar el alimento a las vías respiratorias.

Todo ello, según ha explicado la experta, contribuye al agravamiento del estado de salud de estos pacientes, haciéndoles más susceptibles a infecciones y retrasando o impidiendo su recuperación.

TRATAMIENTO

El tratamiento es fundamentalmente rehabilitador mediante ejercicios con el logopeda, tras un estudio médico pormenorizado. Se trata de técnicas posturales, maniobras deglutorias, sistemas de neuroestimulación y sensores de presión intraoral que permiten controlar y mejorar la fuerza y la resistencia muscular.

También se utilizan dispositivos para corregir la apertura mandibular y sistemas para la rehabilitación de la función respiratoria, como nebulizadores, aerosoles y otros instrumentos para mejorar la fuerza y capacidad pulmonar. Todo ello se complementa con técnicas quirúrgicas adecuadas a cada caso y el uso de toxina botulínica para disminuir la secreción salivar cuando el paciente lo requiere.

Para el diagnóstico de las alteraciones de la voz y de la comunicación (disfonías, afasias y disartrias) se realiza un estudio médico previo que consta de una endoestroboscopia laríngea, prueba que permite observar las cuerdas vocales y su ondulación.

Así, tras el análisis de la voz y la pronunciación, se procede al tratamiento por parte de los especialistas en logopedia, una herramienta fundamental para la recuperación de estos pacientes.