3 de febrero de 2014

Hospital La Princesa realiza un programa para mejorar la recuperación de pacientes sometidos a cirugía hepática

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un equipo multidisciplinar del Hospital Universitario de La Princesa ha puesto en marcha el Programa ERAS (Enhanced Recovery After Surgery, Mejora de la Recuperación tras la Cirugía) para mejorar la recuperación de los pacientes sometidos a cirugía hepática.

Según ha informado el Gobierno regional en un comunicado, se han modificado 22 rutinas durante el proceso perioperatorio, contando con un equipo multidisciplinar formado por cirujanos generales, anestesistas, nutricionistas y personal de enfermería.

Un total de 45 pacientes ya han sido tratados con el nuevo protocolo desde el mes de febrero de 2012, con una recuperación más temprana que en los intervenidos de manera tradicional. Así, la tasa de complicaciones en los pacientes incluidos en el programa se ha reducido de un 64 por ciento a un 16 por ciento, y permanecen dos días menos de media ingresados en el hospital, presentando además una menor tasa de reingresos.

PROTOCOLO ERAS

Entre otras cuestiones, el protocolo ERAS propugna que los pacientes en lugar de mantener ayuno prolongado preoperatorio, ingieran hasta 2 horas antes de la intervención, una solución a base de hidratos de carbono, logrando que el paciente se encuentre más fuerte para afrontar su intervención.

Los drenajes intraabdominales se evitan dentro del programa, al demostrarse que acarrean más complicaciones que beneficios, propiciando las infecciones y dificultando la movilización del paciente tras la intervención.

La sondas, tanto nasogástrica como vesical, se intentan retirar lo más pronto posible y en todo caso, antes de las 24 horas de haber sido intervenido.

Además, es importante que los pacientes ingieran aportes nutricionales a las pocas horas de haber pasado por el quirófano.

En cuanto a la movilización, se aconseja que se levanten al sillón e incluso deambulen por el pasillo, también el mismo día, ya que eso les permitirá respirar mejor, minimizar el riesgo de padecer infecciones pulmonares, o coágulos en las piernas. Levantarse y moverse también contribuirá estimular la función intestinal.