22 de abril de 2019

El Hospital Clínic quiere hacer trasplantes de útero de donante viva extraído por laparoscopia

Sería el primer centro de España en realizar esta operación

El Hospital Clínic quiere hacer trasplantes de útero de donante viva extraído por laparoscopia
CLÍNIC - ARCHIVO

BARCELONA, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Clínic de Barcelona ha pedido autorización para hacer trasplantes de útero de donante viva, a la que plantean extraer el útero por laparoscopia, un procedimiento "menos invasivo, menos agresivo y más seguro" que la cirugía abierta tradicional utilizada para estos trasplantes en otros países, ha explicado a Europa Press el jefe de Ginecología del centro, Francesc Carmona.

El hospital ha pedido permiso a la Organització Catalana de Transplantaments (Ocatt), ha publicado 'La Vanguardia', y fuentes de la organización han precisado que están estudiando la solicitud, ante lo que Carmona ha destacado que hace dos años que persiguen este proyecto y ya han recibido mociones de la Ocatt, por lo que podría dar una respuesta en las próximas semanas.

Una decena de niños del mundo han nacido por este procedimiento, que se hizo por primera vez en Suecia y el Clínic quiere estrenarlo en el Estado como un proyecto de innovación: "Está demostrado que se puede hacer, y queremos hacerlo para demostrar que es viable cambiar la técnica" por la laparoscopia.

En concreto, han fijado como las receptoras potenciales pacientes con síndrome de Rokitansky, una enfermedad congénita por la que mujeres que nacen sin útero ni parte superior de la vagina; hasta ahora se reconstruía la vagina para que pudieran tener relaciones sexuales, pero la única opción de maternidad que tienen en España es la adopción.

La donante tendría que tener un máximo de 60 años, haber sido madre pero no por cesárea, ya que no puede tener cirugías uterinas previas, y no tener el virus del papiloma humano (VPH) --a la donante se la inmunodeprime-- ni ninguna conurbilidad, así como tener muy claro que ha finalizado su etapa gestacional y tener el mismo grupo sanguíneo que la receptora.

DESCARTAN CADÁVERES POR ÉTICA

"En el hospital tenemos mucha experiencia con donantes vivos, tanto de riñón como de hígado, y tenemos protocolos muy bien establecidos y estrictos en la selección", y aplicaran los mismos requisitos en este caso, y ha razonado el médico que serán muy estrictos en descartar intereses de por medio, como dinero o presiones personales o familiares.

Han descartado la posibilidad de una donante cadáver por ética: "Al llegar el cadáver al hospital, en el momento de recuperar el órgano en condiciones, se estaría en competencia con el riñón y el hígado", lo que descartan porque el útero es un órgano no vital, a lo que se le añade que sería muy difícil descartar VPH en pocas horas.

En la mayoría de trasplantes de útero hechos en otros países las donantes han sido las madres de las receptoras, y otras veces la hermana, una amiga y en un caso fue la suegra, y Carmona ha relatado que con los avances actuales en la inmunosupresión la mayor necesidad para la compatibilidad es tener el mismo grupo sanguíneo.

HASTA DOS PARTOS

La receptora tiene que tener ovarios funcionales y óvulos y antes del trasplante necesitan tener "embriones viables" --fecundados in vitro--; tras el trasplante, planean mantener a la mujer con fármacos inmunosupresores hasta un segundo embarazo, y una vez cumplido el deseo de ser madre retirarán el útero por laparoscopia tras el segundo parto.

"Estamos siendo muy estrictos a la hora de pedir lo mejor. Seguro que de aquí unos años, con más experiencia, seriamos mas laxos", y ha augurado que en un futuro el trasplante de útero a la receptora podrá hacerse por laparoscopia, pero por el momento se hará por el procedimiento habitual.

En caso de que llegue la autorización genérica de la Ocatt para hacer este tipo de trasplantes, propondrán una candidata a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que deberá dar el visto bueno, y aunque en un primer caso prevén que sea el hospital quien costee la operación, Carmona ha defendido que tendría que financiarse por el Servei Català de la Salud (CatSalut) y ofrecerse en el sistema público.

Contador

Lo más leído