26 de febrero de 2014

HM Hospitales adquiere el desfibrilador automático implantable subcutáneo de Boston Scientific

HM Hospitales adquiere el desfibrilador automático implantable subcutáneo de Boston Scientific
HM HOSPITALES

MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Centro Integral de Enfermedades Cardiovasculares (CIEC), ubicado en el HM Universitario Montepríncipe, ha adquirido el desfibrilador automático implantable subcutáneo (DAI-SC) de la empresa Boston Scientific.

Se trata de una herramienta que se utiliza para detectar de forma automática arritmias ventriculares que pueden conducir a la muerte y, así, tratarlas de forma rápida en unos segundos. Es el primero que se implanta en un hospital privado de la Comunidad de Madrid y el segundo en toda la región desde que las autoridades sanitarias lo aprobaron.

"Es un desfibrilador implantable pero en el que ninguno de los cables está dentro del corazón ni del sistema vascular, sino que todo el material protésico está colocado en tejido subcutáneo. Hasta ahora, los desfibriladores implantables convencionales tenían electrodos dentro del corazón a través del sistema vascular o por implante directo", ha comentado el director del CIEC, Jesús Almendral.

En este sentido, el DAI-SC tiene "bastantes" ventajas respecto a otros desfibriladores, ya que al no tener que acceder al sistema vascular ni al corazón, se evitan los riesgos de una posible infección localizada en estas zonas y también los problemas derivados del desplazamiento de los electrodos.

"El propio implante probablemente tenga un menor riesgo en sí mismo. Si en el futuro se produce un deterioro de los electrodos, algo que siempre es posible, estos estarán localizados en un territorio subcutáneo y no en el corazón o en el interior de los vasos, lo que supone un gran beneficio para el paciente", ha apostillado el experto.

Está indicado para todos aquellos pacientes que precisen un desfibrilador implantable, es decir, aquellos que tienen riesgo de muerte súbita por arritmias ventriculares, bien porque ya las han padecido o porque tienen muchas posibilidades de presentarlas. De hecho, el desfibrilador subcutáneo vigila constantemente el ritmo del corazón y, en caso de detectar una arritmia maligna, emite una descarga que restablece el ritmo cardiaco normal.

Sin embargo, dentro de los pacientes que necesitan un desfibrilador, deben excluirse para desfibrilador subcutáneo aquellos que necesiten estimulación eléctrica cardiaca, ya sea en forma de marcapasos o para el tratamiento de taquicardias ventriculares.

En cuanto a la colocación del DAI-SC, Almendral ha explicado que esta se realiza mediante un cable o electrodo largo que sigue un trayecto subcutáneo por la parte anterior del tórax, primero en dirección horizontal y, después de una curva, en dirección vertical hacia la parte alta del esternón.

"Este electrodo se conecta al generador, el cual se implanta por debajo de la axila izquierda y en tejido subcutáneo por fuera de las costillas. Se trata de una intervención menos invasiva y que por lo tanto, facilita la recuperación del paciente en su domicilio", ha recalcado.

Actualmente, en España sólo se han implantado alrededor de una decena de desfibriladores subcutáneos y en todo el mundo, más de 3.000.