31 de mayo de 2019

Hablar de la adicción como enfermedad desincentiva a los pacientes a recibir tratamiento

Hablar de la adicción como enfermedad desincentiva a los pacientes a recibir tratamiento
BENZUTER / WIKIMEDIA COMMONS - ARCHIVO

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

Las personas con problemas de abuso de sustancias que leen un mensaje que describe la adicción como una enfermedad son menos propensas a participar en terapias para atajar sus problemas de adicción, en comparación con aquellas que reciben información de que las conductas de adicción están sujetas a cambios, según ha concluido un estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte (Estados Unidos).

"Cuando empezamos a hablar de la adicción como enfermedad, el objetivo era disminuir el estigma y fomentar el tratamiento. Eso funcionó, hasta cierto punto. Queríamos ver si un mensaje alternativo dirigido a cambiar esa mentalidad podría afectar la forma en que las personas con problemas de consumo de sustancias se ven a sí mismas con respecto a la adicción", reflexiona la coautora del trabajo, Sarah Desmarais.

Para el estudio, los investigadores analizaron a 214 hombres y mujeres con problemas de uso de sustancias. 124 leyeron un artículo que ponía la adicción en positivo, mientras que 90 uno que calificaba la adicción como una enfermedad. Después de leer sus respectivos textos, los participantes de ambos grupos completaron una encuesta que les preguntó sobre cuánto sentían que podían cambiar su abuso de sustancias, cuán confiados estaban en su capacidad para abordar el problema, cuánto se culpaban por su adicción y hasta qué punto planeaban buscar varios tipos de tratamiento para la adicción.

Los participantes del estudio que recibieron el mensaje de la mentalidad positiva expresaron una mentalidad más fuerte y más confianza en su capacidad para manejar su adicción, en relación con los participantes del estudio que recibieron el mensaje de la enfermedad. "Estos hallazgos son buenas noticias. Queremos que la gente se sienta empoderada y segura de sí misma para cambiar su comportamiento, pero no se sienta culpable", concluyen los científicos.