23 de abril de 2016

¿Cómo gestionan las astronautas su menstruación?

¿Cómo gestionan las astronautas su menstruación?
TWITTER/@ASTROSAMANTHA

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del King College de Londres (Reino Unido) y la Baylor College of Medicine en Houston (Estados Unidos) han publicado una revisión en el que analizan las diferentes alternativas que tienen las astronautas para retrasar o reducir los efectos de la menstruación y concluyen que los anticonceptivos de acción prolongada son los que más ventajas pueden aportar en los viajes espaciales.

En un artículo publicado en la revista 'Microgravity' han revisado todos los métodos actualmente disponibles para combatir el sangrado menstrual y reclaman más investigación sobre los efectos de los tratamientos hormonales en la pérdida de densidad mineral ósea en el espacio.

Los autores de este trabajo reconocen que, pese a las diferentes opciones disponibles, elegir el método más adecuado representa todo un reto para las astronautas, en especial para las misiones de larga duración.

Tradicionalmente el método más utilizado para regular el ciclo menstrual es el uso de la píldora anticonceptiva oral combinada, pero calculan que en una misión que durara tres años necesitarían llevar unas 1.100 pastillas y el envase debería adaptarse a los cambios de temperatura y presión que se producen durante el vuelo.

Los anticonceptivos reversibles de acción prolongada, como el DIU o el parche intradérmico, también han demostrado ser seguros y fiables en estos casos pero hasta el momento no han sido muy usados por las astronautas.

Sin embargo, los autores de este artículo reconocen que son una opción a tener en cuenta ya que, dependiendo de la duración de la misión, podría implantarse justo antes del vuelo y evitaría todos los problemas de envasado, mantenimiento o gestión de residuos que existe con otros métodos.

Además, admiten que de momento la literatura científica no ha constatado que la exposición a una alta gravedad que se produce durante el lanzamiento y el aterrizaje pudiera cambiar la posición de un DIU o dañar un implante intradérmico que, en cambio, podría producirse con el roce o al engancharse en el traje utilizado en la expedición.

DUDAS CON LA DENSIDAD MINERAL ÓSEA

Del mismo modo, los autores del estudio también admiten que otro problema a la hora de seleccionar un método u otro puede ser el efecto todavía desconocido de los tratamientos hormonales sobre la densidad mineral ósea (DMO), ya que en el espacio su deterioro es mucho más rápido que en la Tierra.

Estudios previos han encontrado una reducción en la DMO con algunas opciones de anticoncepción, como la inyección de acetato de medroxiprogesterona de depósito (DMPA, en sus siglas en inglés) y, aunque en la Tierra este descenso es temporal, en los vuelos espaciales puede volverse irreversible, por lo que no estaría recomendado.

El documento concluye que los astronautas deben conocer toda la información basada en evidencia científica que hay sobre cada método antes de elegir, si bien reconocen que la singularidad de los vuelos espaciales hace que estos estudios sean más difíciles de realizar.

"Si aumenta el número de mujeres que van al espacio, debemos asegurarnos que cuentan con toda la información disponible sobre los métodos actuales para controlar su ciclo menstrual", ha destacado Varsha Jain, investigador del Centro Aeroespacial y Ciencias Fisiológicas del King College de Londres que ha elaborado este artículo.

Para leer más