24 de septiembre de 2015

El gasto de atender a enfermos crónicos, cinco veces mayor que el del resto de población

El gasto de atender a enfermos crónicos, cinco veces mayor que el del resto de población
PIXABAY/STEVEPB

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El 80 por ciento de las consultas de Atención Primaria y el 60 por ciento de los ingresos hospitalarios son protagonizadas por enfermos crónicos, lo que hace que el gasto sanitario destinado a estos pacientes sea cinco veces mayor que el del resto de población, según han destacado los asistentes a un simposium internacional organizado por la Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria (SEDAP) y Laboratorios Esteve.

En dicho encuentro han recordado que las patologías crónicas son la principal causa de muerte y discapacidad en el mundo y, por ello, crean un "desafío en mayúsculas" para todos los agentes del sistema sanitario, tanto administraciones, directivos, profesionales y pacientes.

"Desde hace más de 30 años nuestros hospitales están enfocados a la atención de las enfermedades agudas y la organización del sistema sanitario está fragmentada, no se corresponde con las necesidades de los pacientes crónicos", ha lamentado Marta Aguilera, coordinadora científica del encuentro.

El principal reto es crear un modelo de integración asistencial, de servicios entre Atención Primaria y hospitalaria, que "elimine la fragmentación" que actualmente existe entre la atención de primer nivel y la atención especializada y que "permita tener una continuidad asistencial" entre ambos.

En España, unas 6 comunidades ya están iniciando la estratificación de pacientes crónicos y este encuentro ha servido para intercambiar experiencias a nivel nacional y europeo.

Otro factor necesario para la renovación de la Atención Primaria es garantizar la sostenibilidad futura del sistema. En este sentido, Aguilera ha afirmado que "las mejoras en la gestión no tienen por qué suponer un mayor gasto económico para el Sistema Nacional de Salud (SNS)".

"Existe un margen importante para dar una mayor y mejor atención y ser más eficientes en cuanto al coste sanitario. Si mejoramos la asistencia, podemos evitar hospitalizaciones y visitas a urgencias, que también suponen un coste elevado y que representarían una contención del gasto importante para el sistema", ha defendido.