21 de octubre de 2009

Galicia.-Sanidade asegura que el bipartito dejó más de 71.200 pacientes sin registrar en las listas de espera

La mayoría de las 5.300 personas "desprogramadas" pendientes de cita corresponden a los hospitales de O Barbanza y Da Costa

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

La auditoría de las listas de espera encargada por el gobierno del PP en la Xunta de Galicia reveló que el bipartito dejó un total de 71.224 pacientes sin registrar, de las cuales 5.328 estaban "desprogramados indefinidamente" pendientes de ser citados, principalmente en los hospitales de O Barbanza y Da Costa.

Así lo destacó hoy la conselleira de Sanidade, Pilar Farjas, en la rueda de prensa convocada para informar de los datos de las listas de espera a 30 de septiembre, en la que explicó que se detectaron "incidencias" en el apartado quirúrgico, como errores en el registro de las fechas que se toman como base par el cómputo de la lista.

Según concretó Farjas, por una parte la auditoría señala que un total de 46.373 citas de consultas de pacientes "no estaban informatizadas" y, por tanto, el tiempo de espera de estos no estaba contabilizado en ningún registro. "No se sabe desde cuándo esperaban", aseguró, al tiempo que concretó que para este estudio se tomaron los datos a 31 de mayo de la lista quirúrgica y a 31 de marzo para pruebas diagnósticas.

Los hospitales que se encontraban en "bolsas de pacientes" en esta situación, según dijo, son los complejos hospitalarios de Vigo, A Coruña, Pontevedra, Ourense, Lugo, Monforte y el Área Sanitaria de Ferrol.

Por su parte, un total de 19.523 pacientes estaban "sin citar ni tratar" para una primera consulta o prueba y, por tanto, "no atendidos por el sistema", según resaltó la conselleira, en los hospitales de Barbanza, Ourense, Salnés, Ferrol, Burela y en A Coruña. Además, añadió otras 5.328 personas pendientes de ser citadas. Sobre todo, dijo que Oftalmología y Ginecologías eran algunas de las especializadas con pacientes sin citar ni reprogramar.

DEFICIENCIAS

Entre las conclusiones extraídas por la conselleira para la adopción de medidas incluyó la importancia de mejorar los sistemas de información para garantizar la homogeneidad entre centros. Además, aseguró que "hay servicios" que llevaban sus propias listas de espera "que no han computado nunca".

También dijo que se detectó que en el registro "no se incluyeron" todas las intervenciones quirúrgicas, para las que el hospital tenía previsto el uso de un quirófano, por lo que la espera asociada a esas intervenciones no quedó registrada. Farjas subrayó, asimismo, que la auditoría pone de manifiesto la falta de coordinación para establecer criterios de priorización e indicación quirúrgica, "que eran diferentes" entre los centros hospitalarios, según concretó.

Por su parte, en cuanto a las listas de las pruebas diagnósticas, la auditoría detectó que los criterios de indicación de pruebas no estaban protocolizados ni tampoco consensuados en la mayoría de los casos, así como la existencia de pacientes pendientes de una primera consulta o prueba no incluidos en el registro.

Tras analizar la relación de la actividad extraordinaria con el impacto los tiempos de demora, la conselleira sostuvo que quedó demostrado su "nulo impacto" sobre los tiempos de espera.

"El impacto no es proporcional a la cantidad de actividad extraordinaria que se realiza y siguen los mismos tiempos de espera", apostilló, al tiempo que precisó que lo que repercute en la reducción de las demora pasar por que el esfuerzo vaya dirigido "a donde se produce el cúmulo de pacientes". "La gestión de quirófanos es la que determina el impacto que puede tener. Cuando está bien dirigida",. sentenció.

Por ello, apostó por dirigir la actividad extraordinaria a las especialidades "entre las cuales existe una mayor demanda por problemas funcionales o estructurales".

MEDIDAS

Frente a la "descoordinación y falta de criterios homogéneos" detectados por la auditoría, Farjas comentó que su departamento procedió, cuando el 5 de agosto detectó la primera bolsa de pacientes, a citar en todos los hospitales a estas personas pendientes.

De este modo, señaló que se ordenó el registro "inmediato" de todas las solicitudes que estaban fuera de registro de la lista de espera; así como la informatización de todas las consultas pendientes de citar, con el fin de programar a estas personas y computar su espera.

Farjas manifestó que trabajan para "priorizar" las citas "con criterios consensuados", empezando a actuar, sobre todo, en los pacientes pendientes para especialidades como ginecología y oftalmología.

Además, apuntó que se dio orden para reforzar las tareas realizadas por los servicios de admisión de los hospitales; y se implementan acciones para ofrecer a los usuarios un tratamiento de forma "más ágil y efectiva" posible, adaptando los servicios tecnológicos para ofrecer una información personalizada a los pacientes.

Con todo, reiteró el compromiso de promover, en coordinación con todas las gerencias de los hospitales, una reorganización asistencial para conseguir un sistema "razonable" y ofrecer un "marco de garantías de tiempos óptimos".