9 de enero de 2012

Galicia.- Más de una docena de gallegas parieron en sus casas durante 2011, acompañadas de matronas y 'doulas'

Los defensores de estos nacimientos subrayan su alto grado de satisfacción y seguridad, y los detractores alertan de los riesgos

Galicia.- Más de una docena de gallegas parieron en sus casas durante 2011, acompañadas de matronas y 'doulas'
EUROPA PRESS

VIGO, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Más de una docena de mujeres dieron a luz en sus propios domicilios a lo largo de 2011 en Galicia, la mayor parte de ellas en el área de Vigo, pero también en zonas como Verín, Santiago o A Coruña, acompañadas por matronas y por 'doulas', una elección personal que justifican por el deseo de un parto "no medicalizado y más humano".

El parto en casa, una práctica poco extendida en Galicia y en España, y más implantada en países como Reino Unido u Holanda, es una "elección personal" de cada mujer, aunque las asociaciones de 'doulas' -mujeres que acompañan a otras mujeres en las semanas previas y posteriores al parto, para darles soporte físico y emocional- han lamentado la falta de información sobre esta opción de nacimiento.

La presidenta de la Fundación Eomaia, Lucía 'Titán', ha explicado a Europa Press este viernes que, entre los principales obstáculos para que el parto natural en casa sea una opción plausible para las mujeres, está el hecho de que éstas no reciben información sobre esa posibilidad. A esto se suma dificultad de encontrar matronas que accedan a asistir a partos a domicilio y que, además, estén disponibles --en Galicia son "dos o tres"--.

La presidenta de la Asociación Galega de Doulas, Nuria Otero, ha señalado que, "no sólo no se da información, sino que la que se da no se ajusta a la realidad, porque se dice que parir en casa en un atraso y un riesgo".

No obstante, ha precisado que, para dar seguridad a las mujeres, siempre se asiste al parto con la presencia de una matrona, que está cualificada profesional y legalmente para atender nacimientos. Asimismo, no se atienden en casa partos susceptibles de tener complicaciones, ni aquellos que se dan en domicilios a más de 30 minutos de un centro hospitalario.

25 PARTOS DESDE 2007

Nuria Otero ha explicado que, además de "demonizar" el parto en casa, el propio sistema sanitario sanciona en cierta medida a las mujeres que paren en sus casas y a las matronas que las asisten, con "represalias" que les afectan, en un caso, cuando llevan a sus hijos al pediatra o, en otro caso, con recriminaciones en el ámbito profesional.

Además de estos obstáculos, Otero ha explicado que, a día de hoy, un parto en casa tiene un precio que no todas las mujeres pueden asumir: dependiendo de la organización que asista, el precio puede oscilar entre 1.000 y 2.000 euros, aunque los partos asistidos en 2011 --14 de ellos a cargo de la fundación Eomaia-- han tenido un coste de unos mil euros para las madres.

No obstante, a pesar de esos inconvenientes, Lucía 'Titán' ha subrayado que, desde 2007, se han producido en Galicia 25 partos en casa, y hay varias organizaciones que trabajan en favor de este tipo de nacimientos. Asimismo, se están preparando equipos de matronas, que tienen que adaptar sus conocimientos a la experiencia de parir en casa, "algo para lo que no se las prepara cuando hacen su carrera, porque se les enseña a asistir partos en hospital".

Según los datos que maneja el Instituto Galego de Estatística, desde 2007 a 2010, nacieron en Galicia casi 90.000 niños, mientras que los datos provisionales de 2011, arrojan un resultado de 10.446 nacimientos sólo en el primer semestre del año.

MATRONAS

Frente a esta posición, se encuentran los profesionales médicos que asisten a las mujeres en el momento de dar a luz. La presidenta de la Asociación Gallega de Matronas, Natalia Pérez, ha subrayado que "cada vez hay más demanda de partos en casa y de partos naturales, con menor intervencionismo".

Pérez ha señalado que, pese a esta demanda creciente, "habría que preguntarse si la sociedad está preparada" para este tipo de nacimientos que, "según muchos estudios científicos", son "igual de seguros que en el hospital, cuando se trata de primeros partos, e incluso más seguros cuando son los segundos hijos y siguientes" --siempre en circunstancias normales, de embarazos de bajo riesgo y partos que no sean susceptibles de tener complicaciones--.

La presidenta de la Asociación Gallega de Matronas se muestra convencida de que "habría muchos más partos en casa si hubiera matronas que los atendieran", ya que cada uno de estos partos supone una disponibilidad total de la comadrona de cinco semanas, algo que no todas pueden asumir. Asimismo, ha añadido que un parto en casa en "más satisfactorio para la madre y más barato para el sistema sanitario".

GINECÓLOGOS

En el caso de los médicos, la posición es bien distinta y es que, de partida, los ginecólogos y obstetras se muestran, en su mayoría, abiertamente en contra de los partos en casa, tal y como a señalado a Europa Press, el presidente de la Sociedad Gallega de Ginecología y Obstetricia, Javier Martínez Pérez-Mendaña.

Pérez-Mendaña ha justificado esta posición por los "riesgos" que un parto en domicilio entraña para el feto y para la madre, y ha subrayado que los hospitales públicos en general, y los gallegos en particular, "están dotados con equipos tecnológicos y humanos extraordinarios".

Este ginecólogo ha apuntado que "es muy difícil" predecir los riesgos de un parto, ya que un alumbramiento normal "puede complicarse en cuestión de segundos por múltiples factores", lo que puede llevar a un sufrimiento fetal o a daños para la mujer.

Pérez-Mendaña ha rechazado el argumento de que los partos en casa tienen más historia y tradición que en el hospital, y ha recordado "la cantidad de mujeres y niños que morían". "Gracias a los partos intervenidos, se han obtenido unos resultados que no tienen nada que ver con lo que ocurría hace unos años", ha apostillado.

PARTOS "MÁS HUMANIZADOS"

No obstante, el presidente de la Sociedad Gallega de Ginecología y Obstetricia se ha mostrado partidario de favorecer "partos más humanizados", ya que, en los últimos años, "se ha dado demasiada importancia a la tecnología". "En el término medio está la virtud", ha apostillado.

Las matronas y doulas de Galicia esgrimen como argumento las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para los partos: una mujer tumbada lo tiene más difícil para parir, no deben hacerse episiotomías sistemáticamente, no es obligatorio el rasurado ni el enema, y no está justificada la inducción al parto salvo razón clínica --entre otras indicaciones--.

Sin embargo, esas indicaciones "no están extendidas" en el sistema sanitario español ni gallego y, en los dos únicos centros de Galicia en los que se llevan a cabo prácticas más encaminadas en ese sentido --O Salnés y Cee--, la demanda supera con creces la oferta, y sólo se puede atender a las mujeres de la zona por falta de plazas.

Otra de las medidas que matronas y doulas abogan por impulsar, el plan de parto --un documento en el que la futura madre especifica sus deseos en el momento de parir--, tampoco tiene buena acogida entre el colectivo de ginecólogos.

Según Pérez-Mendaña, este tipo de documentos individuales son "poco operativos" en la sanidad pública, donde numerosos profesionales, a veces en distintos turnos, atienden a las mujeres que van a dar a luz y "todos tendrían que autorizarlo". Asimismo, ha señalado que, algunas de las peticiones que hacen las madres son, desde el punto de vista médico, "difícilmente asumibles".