19 de noviembre de 2012

Extremadura- El PSOE de Extremadura critica el "caos" del GobEx en el gasto farmacéutico

Extremadura- El PSOE de Extremadura critica el "caos" del GobEx en el gasto farmacéutico
PSOE DE EXTREMADURA

MÉRIDA, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El PSOE de Extremadura ha criticado este sábado el "caos" del Ejecutivo regional en el gasto farmacéutico y lamentado que no solo no haya tomado "ninguna medida" para la utilización adecuada de los medicamentos, sino que las que ha puesto en marcha "solo han trasladado el gasto farmacéutico a los ciudadanos".

En nota de prensa, el secretario de Sanidad de los socialistas extremeños, José María Vergeles, ha indicado que, "tras el cese del farmacéutico que se encargaba de la evaluación de nuevos medicamentos", el Gobierno de Extremadura (GobEx) "solamente ha utilizado medidas que trasladan el gasto farmacéutico a los ciudadanos".

Vergeles ha insistido en que "el Gobierno de Monago para hacer frente al incremento del gasto farmacéutico, solo ha tomado medidas que trasladan este gasto a los ciudadanos como es el copago/repago farmacéutico o el medicamentazo", una que, según ha expuesto, está siendo también "denunciada por los propios médicos y farmacéuticos".

El responsable de Sanidad en el PSOE regional, ha añadido que existen fórmulas para que cada vez se utilicen de forma más eficiente los medicamentos, como son la formación, el acceso a la literatura científica, los programas de atención al paciente con enfermedad crónica, la utilización de la tecnología como el chip de la tarjeta sanitaria o la evaluación de los nuevos fármacos que se incorporan al mercado.

Sin embargo, según Vergeles, no se están llevando a cabo "ninguna de estas medidas". Así indica que los presupuestos para la formación en salud, para las bibliotecas sanitarias "han caído de forma alarmante en los últimos presupuestos, y aún caen más en los de 2013".

CESE DEL FARMACÉUTICO

El secretario de Sanidad del PSOE además ha añadido que "recientemente se ha cesado en sus funciones" al farmacéutico que evaluaba, junto a otros profesionales, en un trabajo en red los nuevos fármacos que se incorporan al mercado. Esto según Vergeles "es un nuevo atentado contra la calidad de la atención sanitaria".

"Con el medicamentazo, el gobierno ha conseguido que se tengan que pagar los fármacos más antiguos, y con el cierre de la oficina de evaluación de medicamentos no se evalúan los medicamentos nuevos que se incorporan al tratamiento de los pacientes. Estas dos medidas que se han tomado solamente favorecen a la industria farmacéutica y exclusivamente tienen una vertiente economicista de la salud", ha manifestado Vergeles.

El responsable sanitario del PSOE ha declarado que "aun más preocupante es que ya hay personas que están dejando de tomar los medicamentos porque tienen que pagarlos o copagarlos, algunos de los que se están dejando de tomar son esenciales", ha indicado.

Pero Vergeles va más allá y señala que "el gobierno de Monago presume de la reducción del gasto farmacéutico, cuando se están dejando de dispensar en las farmacias el 20% de los fármacos que prescriben los médicos y ese porcentaje puede incluir medicamentos esenciales para el tratamiento de enfermedades graves, y el gobierno no ha analizado esto a pesar de habérselo pedido el PSOE en la Asamblea de Extremadura".

Y es que según el socialista, "el copago farmacéutico no ha reducido el gasto en medicamentos, lo que ha hecho es que este gasto pase a los bolsillos de los ciudadanos, y de forma especial a los de los pensionistas".

De esta forma, Vergeles ha destacado la importancia de disponer de la tecnología en este tema "y cada vez hay menos tarjetas sanitarias, cada vez hay más personas con papeles provisionales, eso reducirá la receta electrónica y será más perjudicial para los ciudadanos con el copago farmacéutico".

Por último ha llamado a la responsabilidad del gobierno de Monago y pide que "se incrementen los presupuestos en la formación de los profesionales y en la biblioteca virtual de salud, que se dé prioridad a la puesta en marcha de un programa de atención al paciente con enfermedad crónica, que se emitan todas las tarjetas sanitarias que faltan, que se analicen los medicamentos que se están dejando de utilizar por tener que pagarlos y se tomen medidas para evitar la situación, y que se restituyan las funciones de la evaluación de los nuevos medicamentos".