23 de junio de 2014

Expertos aseguran que los nuevos tratamientos para el síndrome del intestino irritable consiguen aliviar varios síntomas

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Expertos reunidos en el LXXIII Congreso Anual de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) han asegurado que los nuevos tratamientos para el síndrome del intestino irritable permiten, con solo un fármaco, aliviar varios síntomas.

En concreto, las nuevas terapias que estarán disponibles a corto plazo permitirán combatir los distintos síntomas asociados al síndrome cuando cursa con estreñimiento. No obstante, a largo plazo se esperan nuevos tratamientos para esta enfermedad cuando cursa con otros síntomas.

Se trata de una patología de gran importancia para los gastroenterólogos porque puede generar alrededor del 30 por ciento de las visitas en sus consultas, y los síntomas difieren de una persona a otra y fluctúan de leves a graves. En concreto, la mayoría de las personas tiene síntomas leves, pero los expertos consideran que esta enfermedad tiene un componente psicosocial, motivo por el cual determinados pacientes acuden más al médico y se muestran más sensibles a su sintomatología.

"No conocemos la causa orgánica de este trastorno por lo que no podemos ofrecer a los pacientes una respuesta fácil. Los pacientes no entienden bien la enfermedad y nos solicitan a los especialistas nuevas pruebas diagnósticas o repetir las ya realizadas, por lo que se trata de una patología que representa una carga de trabajo importante para los especialistas", ha explicado el especialista del Aparato Digestivo, Miguel Mínguez.

CAUSAS DEL SÍNDROME DEL INTESTINO IRRITABLE

Hasta hace poco se consideraba que el síndrome del intestino irritable se debía a una alteración de los movimientos intestinales, que se aceleran (provocando diarrea) o enlentecen (provocando estreñimiento), así como a una hipersensiblidad del intestino.

"Las últimas investigaciones muestran que también está relacionado con otro tipo de trastornos como micro inflaciones del intestino, alteraciones en la microbiota, sobrecrecimiento de las bacterias intestinales, sensibilidad a algunos alimentos y una predisposición genética que hace que determinados individuos y en determinas situaciones sufran una alteración de la flora intestinal, de la movilidad y sensibilidad intestinal y un trastorno psicosocial", ha apostillado Mínguez.

De hecho, prosigue, ampliar este conocimiento va a permitir mejorar el tratamiento a través de, por ejemplo, dietas más adecuadas y excluyentes de los alimentos que el propio paciente detecta que le provocan sintomatología.

Asimismo, reducir el número de fármacos que el paciente toma es el otro objetivo de los especialistas. "En el caso del síndrome que cursa con estreñimiento aliviamos los síntomas con un laxante, un antiespasmódico y/o un antidepresivo para el dolor, pero los nuevos tratamientos nos ofrecen la posibilidad, en algunos pacientes, de tratar el síndrome con un solo fármaco", ha señalado.

Estos nuevos fármacos actúan estimulando la secreción intestinal y los movimientos intestinales y al mismo tiempo disminuyen la percepción de distensión abdominal, el dolor y el meteorismo, en consecuencia, las deposiciones son más frecuentes, menos consistentes y más satisfactorias para el paciente.