6 de octubre de 2009

Expertos abogan por implantar la figura del "oncólogo tutor" para optimizar el tratamiento de los pacientes con cáncer

El número de especialistas de Oncología Médica necesarios en España es de 1.200, cifra que no se alcanzará hasta 2013, según la SEOM

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con cáncer deben tener un médico de referencia que, "a modo de tutor", guíe al paciente en el proceso diagnóstico y del tratamiento de la enfermedad, coordine a los especialistas implicados en el proceso y sea la persona de contacto entre los profesionales y los pacientes y sus familias, según afirman las conclusiones del estudio 'La atención multidisciplinar en Oncología: un paradigma de calidad' presentado hoy en Madrid.

"Los pacientes confían en sus oncólogos, pero se hace imprescindible la existencia de un oncólogo tutor que coordine toda la atención sanitaria que aquéllos reciben como consecuencia de la enfermedad y que sea el centro de comunicación con el paciente y los familiares", afirmó el presidente del Foro Español de Pacientes, el doctor Albert Jovell.

La investigación, dirigida por el coordinador científico de la Estrategia en Cáncer del Sistema Nacional de Salud (SNS), el doctor Josep María Borràs, tiene por objetivo conocer la implantación de la atención multidisciplinar y los determinantes de la atención de los pacientes con cáncer.

Como explicó el doctor Borràs, "la Estrategia en Cáncer del SNS propone la atención multidisciplinar como parámetro de calidad y como eje del modelo organizativo de la atención oncológica. Los pacientes diagnosticados de cáncer tienen que ser tratados en el marco de un equipo multidisciplinar e integrado, y con un profesional que actúe como referente para el paciente".

En este sentido, "los resultados del estudio permiten establecer tres categorías organizativas entendidas como grados de desarrollo de los equipos de atención multidisciplinar. La primera categoría la encontramos en el grupo de especialistas del tratamiento que se reúne para dar recomendaciones al personal clínico, que lleva el caso sin tomar decisiones vinculantes", dijo el coordinador del informe, Joan Prades.

"En segundo lugar, está el equipo (que es el resultado de una agrupación de especialistas del diagnóstico y el tratamiento) que toma decisiones vinculantes en relación a sus pacientes. Mientras, el tercero, y grado máximo de desarrollo, es el equipo que reúne a todos los profesionales involucrados en la atención al cáncer, toma decisiones vinculantes y dispone de la capacidad de modificar los circuitos asistenciales", añadió.

ESTABLECER UNA ÚNICA PUERTA DE ENTRADA

Para conseguir alcanzar este tercer estadio, el estudio recomienda "establecer un circuito de acceso común de los pacientes y un protocolo asistencial. Este protocolo reducirá la variabilidad y fomentará que el paciente sea considerado de forma conjunta por el equipo multidisciplinar desde el inicio del proceso diagnóstico-terapéutico".

"Diferentes puertas de entrada pueden llevar a una variabilidad significativa en la práctica clínica, debido a las diferencias entre servicios a la hora de diagnosticar y tratar pacientes con cáncer", explica.

A este respecto, el desarrollo de una cultura evaluadora "es un aspecto que se juzga claramente insuficiente en el sistema sanitario", señala el informe. La dirección hospitalaria debe aportar los recursos (económicos y humanos) necesarios para el "óptimo funcionamiento" de los equipos.

Para lograr ese objetivo, "el número de especialistas de Oncología Médica necesarios en España es de 1.200, cifra que no se alcanzará hasta 2013", según señaló el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el doctor Ramón Colomer.