5 de octubre de 2015

Experto destaca las ventajas de las máquinas de diálisis para casa, cada vez "más simples y útiles" para los pacientes

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El doctor Rafael García Maset ha destacado, durante su participación en el XLV Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), las ventajas máquinas de diálisis para casa ya que, tal y como ha señalado, son cada vez "más sofisticadas" para que tengan un manejo "más simple y útil" para todo tipo de pacientes.

Y es que, en España la enfermedad renal crónica (ERC) es un problema sanitario de grandes dimensiones ya que casi un 10 por ciento de la población general sufre algún grado de ERC. De estos, unos 50.000 habitantes los que realizan tratamiento renal sustitutivo (TRS) en cualquiera de sus modalidades (hemodiálisis un 42,5 por ciento, diálisis peritoneal un 5,5 por ciento y trasplante renal un 52 por ciento) suponiendo un 2 o un 3 por ciento del gasto sanitario total fundamentalmente a expensas de la hemodiálisis.

Ahora bien, gracias a los últimos avances, ya no es necesaria la instalación en casa de una planta de aguas, lo que ha supuesto que muchas personas no tengan que cambiar de casa. Además, según ha informado Maset, ya se está investigando en el desarrollo de máquinas de diálisis portátiles con autonomía propia y de un tamaño reducido que permiten ser transportadas o incluso implantadas en el propio paciente.

"Para que todo esto sea posible, otro avance capital han sido los nuevos 'software' más amigables para los propios pacientes así como también la novedad de unas cicladoras de diálisis peritoneal que transfieren datos a una tarjeta y en tiempo real para que el nefrólogo pueda analizarlos", ha señalado el experto.

EL NEFRÓLOGO EN CASA

Asimismo, actualmente pacientes que realizan diálisis peritoneal con cicladora en casa pueden transferir datos clínicos de su tratamiento dialítico desde la cicladora al mismo tiempo que realizan una videoconferencia con su nefrólogo. En este sentido, García Maset ha puesto como ejemplo el Hospital de Navarra, donde algunos pacientes utilizan este sistema.

"Suelen ser gente joven y que viven alejados del Hospital. Los pacientes se realizan la analítica solicitada por su nefrólogo en su Centro de Salud más cercano y a los días se concierta una videollamada en la que según la técnica de diálisis que realice y el modelo de la cicladora también se pueden transferir datos clínicos además de hablar y ver al paciente por una webcam. La visita dura unos 15 minutos y es posible una vez analizados los datos, modificar la pauta de diálisis de manera remota", ha explicado.

Ahora bien, el experto ha avisado de que todavía hay obstáculos que salvar. "Dependemos de la cobertura de Internet de la zona y a veces las zonas más rurales alejadas del hospital tienen peor cobertura. Además está la aceptación por parte de los pacientes. Mejor los jóvenes que los ancianos. Curiosamente la gente más mayor lo ve como algo negativo ya que piensan que los aísla más porque tienen menor contacto con el nefrólogo", ha destacado García Maset.

Resulta especialmente importante, según ha destacado el experto en su intervención, cómo la telemedicina está ayudando a la comunicación del Servicio de Nefrología con los médicos de Atención Primaria como principales demandantes de nuestra asistencia. De hecho, prosigue, muchos servicios de Nefrología lo utilizan para dar teleasistencia al gran volumen de pacientes que nos remite Atención Primaria sin necesidad de citarlos en consulta externa y por ello tener un mayor alcance sin saturar nuestras consultas.

También se usa para dar asistencia a unidades de hemodiálisis desde su servicio de Nefrología referente y probablemente en un futuro "no muy lejano" se vea en la telemedicina un "aliado" para establecer una canal de comunicación con las unidades trasplantadoras incluso con otras especialidades afines como pueden ser las unidades de Cuidados Intensivos donde se realizan también técnicas dialíticas.