24 de julio de 2008

Experto afirma que los médicos necesitan "mejores herramientas" para comunicar malas noticias

LA RÁBIDA (HUELVA), 24 Jul. (EUROPA PRESS) - El doctor del hospital Carlos Haya de Málaga Miguel Ángel De Frutos Sanz, afirmó hoy en la sede iberoamericana de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) que comunicar malas noticias "es una necesidad que se presenta a diario a los profesionales de la salud porque lamentablemente no todos los tratamientos son efectivos", por lo que "hay que tener mejores herramientas comunicativas" para minimizar en la medida de lo posible "los efectos que pueden tener los diagnósticos negativos en los pacientes y sus familias". En rueda de prensa, el médico, junto al doctor y director del curso 'Habilidades de comunicación en la práctica médica', Manuel Alonso Gil; el periodista de Corporación Multimedia Antonio José Molero Hermosilla y la estudiante de enfermería Noemí Repilado Alonso, coincidió en que una de las estrategias fundamentales es "dar a cada cual la información que debe o quiere recibir", porque, según afirmó De Frutos Sanz, "cada persona tiene unas expectativas, que son las que condicionan que su vida se trunque". Como apunte importante, destacó que "nunca hay que decir a un paciente terminal lo que no quiere oír", algo que reconoció que es "difícil de percibir", pero que es lo que diferencia a los buenos comunicadores de los malos. De hecho arguyó que es esencial un buen comunicador para que las personas no pierdan la confianza con el médico. TRES IDEAS PARA COMUNICAR MALAS NOTICIAS Molero Hermosilla definió desde la perspectiva periodística tres fundamentos para la comunicación de malas noticias, y destacó en primer lugar la importancia de "pensar en el receptor" y adecuar la noticia para que le llegue de manera más sencilla teniendo en cuenta sus características. En este punto afirmó que siempre se debe adaptar el mensaje "para una edad mental propia de un niño de 14 años". En segundo lugar habló del valor de saber cómo construir el mensaje, y explicó que "hay que llegar a la cabeza de la gente a través del corazón", adaptando, nuevamente, el mensaje a su destinatario. La última idea presentada, en tercer lugar, fue la necesidad de tener en cuenta los aspectos formales, el contexto en el que se comunica una mala noticia. Desde la perspectiva del estudiante, la alumna de 3º de enfermería Noemí Repilado Alonso destacó del curso 'Habilidades de comunicación en la práctica médica', que dirige para la UNIA el doctor Alonso Gil, que "es de gran interés para los estudiantes sanitarios" en el sentido de que "es una formación que las universidades no tienen en cuenta". Noemí Repilado añadió también que "comunicarse con el paciente es complicado" porque cada uno quiere recibir un volumen o un tipo de información distinto, y asimismo explicó que "siempre se dan situaciones complicadas en las que los médicos se sienten impotentes e indefensos ante las reacciones de los familiares y los pacientes", con lo que destacó que es imprescindible "aprender habilidades para comunicar mejor". AUMENTAR EL NÚMERO DE DONANTES EN ANDALUCÍA Manuel Alonso Gil quiso resaltar, como colofón del debate, que es importante hacer llegar a los profesionales de la salud y a la opinión pública un mensaje positivo respecto a la donación de órganos, y que desde la Coordinación Autonómica de Trasplantes de Andalucía se está trabajando desde hace una serie de años para combatir el rechazo a la donación. En este sentido, explicó que una buena comunicación puede hacer que muchas personas decidan finalmente donar los órganos que ayuden a vivir a otros pacientes, y afirmó que "el plan de comunicación que están llevando a cabo tiene como objetivo lograr que toda la sociedad andaluza diga sí a la donación".