8 de marzo de 2019

Expertas en adicciones reclaman que los tratamientos de drogodependencias incorporen la perspectiva de género

Expertas en adicciones reclaman que los tratamientos de drogodependencias incorporen la perspectiva de género
FLICKR/WEIMAR MENESES - ARCHIVO

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Patricia Martínez Redondo y Elisabete Arostegui Santamaría, expertas en adicciones, han reclamado que los tratamientos de las drogodependencias incorporen la perspectiva de género porque las mujeres tienen "diferentes patrones de uso de drogas, características psicosociales y fisiológicas, prácticas, sentidos y motivaciones".

"Las consecuencias de dichos consumos son diversas y, por otro lado, esas diferencias no proceden tanto del hecho de consumir drogas como de las experiencias o vivencias vinculadas con las cuestiones de género", explican las dos especialistas, que han presentado su libro 'Mujeres y drogas' en las XLVI Jornadas Nacionales y I Congreso Internacional de la sociedad científica Socidrogalcohol.

La perspectiva de género es una categoría de análisis estructural, simbólica e individual de comprensión e intervención que permite identificar las asimetrías, disimetrías o inequidades que surgen a partir de unas relaciones socialmente construidas sobre el poder y la exclusión hacia las mujeres.

Martínez Redondo detalla que también existen evidencias acerca de que hombres y mujeres, una vez que han dejado de usar sustancias, recaen en circunstancias diferentes. "Los factores de riesgo y los desencadenantes que hacen a hombres y mujeres vulnerables a la recaída son diferentes, así como las emociones y respuestas conductuales que se manifiestan durante y después de esos episodios", añade.

Pese a la constatación de esas diferencias, lamentan que se ha prestado atención al uso de drogas por parte de las mujeres "desde los últimos 30 años". "Ha existido muy poca sensibilidad para aplicar un enfoque de género a los programas de drogodependencias debido al androcentrismo que ha presidido la investigación en esta materia, y se ha procedido a generalizar sobre las mujeres los resultados extraídos a partir de la realidad masculina", explica Arostegui.

Martínez argumenta que los estados emocionales negativos, los abusos sexuales padecidos en la infancia y/o las expectativas de autoeficacia juegan un "papel primordial" en las recaídas de las mujeres, y no tanto en las de los varones. "También se sabe que las mujeres son más propensas que ellos a recaer en presencia de una pareja y que esta opción resulta menos probable cuando están solas. En comparación, también son más propensas a informar de problemas interpersonales antes de la recaída, muestran más problemas psicológicos, afectos negativos y/o influencia de la pareja cuando acontecen estos episodios", añade.

Para leer más