5 de octubre de 2009

Un estudio del Hospital San Carlos determinará el riesgo genético de muerte súbita cardíaca en deportistas españoles

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Clínico San Carlos está realizando, con el respaldo de la Fundación BBVA, un estudio genético de los futbolistas del Atlético de Madrid para conocer qué mutaciones cardíacas asociadas a la muerte súbita son las más prevalentes en estos deportistas.

Los primeros datos fueron presentados hoy en Madrid por el doctor Carlos Macaya, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico San Carlos, y por el doctor Antonio López Farré, jefe de la Unidad de Investigación Cardiovascular, integrada en este servicio.

Se trata del primer estudio de este tipo que se realiza en España, donde no existen datos fiables sobre la incidencia de la muerte súbita cardíaca en población general, a pesar de que hay más de seis millones de deportistas federados -- más de 12 millones practican deporte-- y hasta 40 deportistas fallecen por esta causa cada año.

Según Farré, "se desconoce la incidencia real de la muerte súbita en España y eso es la consecuencia final, pero antes hay síncopes y presíncopes y es donde se necesita detectar los casos para actuar".

La investigación, que comenzó el pasado mayo y servirá para desarrollar una base de datos en la que se identifiquen las anomalías más prevalentes en un grupo de población sana, como es el de los futbolistas, ha analizado hasta ahora los genes de 85 deportistas --65 hombres y 20 mujeres--, quienes se han ofrecido voluntarios para participar en esta iniciativa, abierta tanto a niños como adultos.

Para ello se ha empleado un secuenciador de última generación aportado al proyecto por la Fundación BBVA que ayuda a agilizar el proceso, ya que su tecnología permite secuenciar 16 muestras por hora, mientras que los aparatos anteriores secuenciaban una por hora.

PREVENIR MUERTES COMO LAS DE JARQUE Y PUERTA

Para el doctor José María Villalón, jefe de los servicios médicos de Atlético de Madrid, uno de los participantes en la presentación a la prensa de la iniciativa, el objetivo que persiguen estas pruebas, que se practican a partir de muestras de sangre o saliva, es prevenir nuevos casos de muerte súbita, como los de Antonio Puerta o Dani Jarque, apostando por la detección precoz del posible problema.

A su juicio, con estos test genéticos, cuya práctica recomendará a los responsables de competiciones como los Juegos Olímpicos, "se podría detectar el 80 por ciento de las mutaciones genéticas con cardiopatía congénita que pueden acabar en muerte súbita". "Es una herramienta básica para prevenir estas muertes", insistió.