21 de marzo de 2019

Un estudio demuestra que el ejercicio en personas con espondiloartritis axial mejora el dolor, la depresión y el sueño

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

La realización regular de ejercicio en pacientes con espondiloartritis axial mejora "de forma significativa" el dolor, la depresión, el sueño, la fatiga, la situación funcional y la actividad de la enfermedad, según el 'Atlas de Espondiloartritis Axial en España 2017: radiografía de la enfermedad'.

El documento ha sido elaborado por la Coordinadora Española de Asociaciones de Espondiloartritis, la Universidad de Sevilla, el Instituto Max Weber, la Sociedad Española de Reumatología y Novartis.

Junto con el tratamiento farmacológico, las actividades rehabilitadoras se consideran una parte importante de la terapia en espondiloartritis axial, pero no todos los deportes resultan beneficiosos para los pacientes. Actividades como el fútbol o el boxeo, propensas a lesiones, deben evitarse, pero sí se recomiendan los ejercicios que fomentan una buena postura y extender y girar el tronco, como el pilates o la natación.

Los tratamientos no farmacológicos más realizados por las personas con espondiloartritis axial son los ejercicios de estiramiento, fisioterapia, natación, gimnasia de mantenimiento, pilates, meditación y yoga.

Asimismo, el atlas recoge que el porcentaje de población con la enfermedad que realiza tratamientos complementarios, un 6,1 por ciento acupuntura y un 3 por ciento homeopatía, es mucho mayor que en el caso de la población general, donde estos porcentajes se sitúan en un 0,9 por ciento y un 1,5 por ciento, respectivamente.

Además, el informe también pone de manifiesto que un tercio de los pacientes con espondiloartritis axial ha realizado alguna visita al fisioterapeuta en el último año. De esta cantidad, el 38,4 por ciento son mujeres y un 28,2 por ciento hombres. Si se tiene en cuenta la edad de los pacientes, se observa que hasta el 47,3 por ciento de los jóvenes situados en el rango de edad que va desde los 16 a los 25 años han visitado al fisioterapeuta al menos una vez en los últimos doce meses, en contraposición al 20 por ciento de los mayores de 65.

"El mayor inconveniente al que se enfrentan las personas con espondiloartritis axial es que la mayoría de estos tratamientos complementarios o terapias rehabilitadoras no están cubiertas por Sanidad y, en la mayoría de las ocasiones, tampoco por los seguros privados, por lo que el paciente debe pagarlos de su bolsillo, realizando un gasto medio de 115 euros mensuales", según los autores del atlas.