4 de febrero de 2014

Especialistas de La Paz aconsejan alimentación equilibrada y deporte para mejorar el pronóstico de cáncer

Especialistas de La Paz aconsejan alimentación equilibrada y deporte para mejorar el pronóstico de cáncer
HOSPITAL UNIVERSITARIO LA PAZ

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

Llevar a cabo unos hábitos de vida saludables, como una dieta equilibrada y la práctica de deporte, reducen el riesgo de padecer cáncer y mejoran el pronóstico y los tratamientos de estos pacientes, según recomiendan especialistas del Hospital Universitario La Paz en donde se ha celebrado una jornada con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer que se celebra hoy en todo el mundo.

En la jornada se ha contado con el testimonio de una paciente de cáncer de mama, en el que relata su perspectiva del proceso asistencial y cómo el deporte le ayudó a superarlo. La dieta es uno de los factores importantes en la génesis del cáncer.

"Una de las consecuencias directas de una mala alimentación es el sobrepeso, factor que se asocia directamente con un mayor riesgo de padecer, entre otros, cáncer de mama", según la doctora Pilar Zamora, especialista del Servicio de Oncología Médica del centro madrileño.

El mantenimiento de hábitos de vida saludables relacionados con la alimentación y el ejercicio físico permite reducir el riesgo de padecer un cáncer o, en caso de que se haya diagnosticado la enfermedad, hace que mejore su pronóstico, han explicado.

Además, han señalado que el sobrepeso también está asociado con un peor pronóstico de la evolución de la enfermedad una vez diagnosticada y tratada. La dieta es una parte importante del tratamiento contra el cáncer, por ello la Unidad de Nutrición proporciona a estos pacientes unas recomendaciones específicas.

El cáncer y los efectos secundarios de los tratamientos pueden alterar la forma habitual de comer de estos pacientes. Un buen estado nutricional ayuda a aumentar la eficacia de los tratamientos antitumorales, minimizar o evitar los posibles efectos secundarios de los tratamientos y sentirse mejor, con más fuerza y energía.

CONSEJOS DE LA UNIDAD DE NUTRICIÓN

Algunas de las recomendaciones de la Unidad de Nutrición para que estos pacientes mantengan un buen estado nutricional son, entre otras, la importancia de consumir a diario una variedad de alimentos que aporten todos los nutrientes que el organismo necesita o realizar entre 5 y 6 comidas al día y no saltarse ninguna.

También aconsejan comer más en las horas que se tenga más apetito; comer despacio, masticando bien y que el momento de las comidas sea en un ambiente tranquilo y agradable; y beber de 2 a 3 litros de líquidos al día (agua, leche, zumos, infusiones, caldos, sopas y refrescos), preferiblemente fuera de las comidas y en pequeñas cantidades.

Es un descubrimiento relativamente reciente que practicar ejercicio de forma regular mejora el pronóstico de las personas con cáncer que ya se está incorporando a las principales guías terapéuticas y protocolos de la enfermedad.

Asimismo, se sabe que el ejercicio puede disminuir los efectos colaterales y secundarios producidos por la quimioterapia como el mal estado general o los dolores articulares, entre otros. Estas actividades favorecen que estos pacientes afronten su enfermedad y los tratamientos con mayor confianza y seguridad, y ayudan a un mejor pronóstico del cáncer.

CORREDORA DE LA VIDA

Un efecto frecuente en muchos de los esquemas del tratamiento con quimioterapia es la cardiotoxididad. "Un entrenamiento adecuado puede minimizarlo hasta el punto de que una paciente sometida a la misma puede incluso ser capaz de realizar un esfuerzo tan intenso como correr una maratón", apunta el doctor José Ignacio Sanchez Méndez, coordinador de la Unidad de Patología Mamaria de La Paz.

Esta es la experiencia que se narra en el libro 'Corredora de la Vida', escrito por Chadia Chaouch, paciente de cáncer de mama y ahora voluntaria en el hospital. En él relata su experiencia como paciente, desde los miedos del primer momento, el paso por las diferentes pruebas diagnósticas como la operación del ganglio centinela.

Relata cómo durante las sesiones de quimioterapia el hospital se "convertía en su hogar", cómo engordó a causa de los tratamientos y gracias a la dieta y al ejercicio vuelve a recuperar su peso normal y llega incluso a correr la media maratón de San Francisco.

Varios especialistas del Hospital La Paz han participado en el libro, prologado por el doctor Sánchez Méndez. La doctora Pilar Zamora, que escribe la presentación del libro, lo presenta como algo luminoso que "aporta luz, aclara las zonas menos conocidas de la enfermedad, las partes positivas".

La introducción corre a cargo de la doctora Elena Bravo, cirujana plástica, que lo describe como "una inmersión en la enfermedad desde el punto de vista enriquecedor y útil, que busca en su narración ayudar a las mujeres que sufren este duro proceso".