13 de mayo de 2015

España destaca en el tratamiento personalizado de cáncer de pulmón

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado a oncólogos a nivel mundial y patrocinado por Boehringer Ingelheim, ha señalado una alta tasa del 'test' EGFR para determinar el uso de tratamientos personalizados en cáncer de pulmón no microcítico en España, frente a la tendencia en el resto de Europa, ya que en España, un 82 por ciento de los pacientes recién diagnosticados se someten a un 'test' de mutación de EGFR según los resultados del estudio presentado en la sesión de 'Mejores Abstracts' del Congreso Europeo sobre Cáncer de Pulmón (ELCC) 2015.

Por otro lado, este estudio, que recoge las entrevistas realizadas a 562 oncólogos de 10 países entre los que se encuentra España, además de Alemania, Canadá, Corea, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Taiwán, ha señalado que casi uno de cada cuatro pacientes comienza recibiendo un tratamiento de primera línea antes de disponer de los resultados del 'test' de mutación, con diferencias significativas entre países.

En el caso de España, un 22 por ciento de los pacientes no tiene estos resultados a tiempo para determinar un tratamiento adaptado a su tipo de cáncer ni subtipo de mutación, frente al 65 por ciento que son testados y reciben un tratamiento en primera línea determinado por los resultados de la prueba de mutación.

En este sentido la doctora del Hospital Universitario A Coruña, Rosario García Campelo, ha señalado que en la mayor parte de los centros españoles los resultados de este 'test' están disponibles en un tiempo asumible desde el punto de vista clínico que no tiene repercusión en el curso y respuesta de la enfermedad. Sin embargo, "en ocasiones, y en determinados pacientes muy sintomáticos esta espera puede resultar significativa e incluso excesiva".

Por ello, ha recalcado que es fundamental el trabajo conjunto desde el comité de tumores para la perfecta coordinación de los profesionales implicados en el manejo del paciente con cáncer de pulmón.

Por otro lado, la mitad de los oncólogos europeos encuestados (51%) han afirmado que su decisión de tratamiento no se ve guiada por el subtipo de mutación EGFR del paciente aunque hay variaciones importantes (desde un 28% de los casos en Asia hasta un 60% en Europa). Así mismo, en España, un 80 por ciento de los encuestados afirma tener en cuenta las mutaciones de EGFR a la hora de iniciar el tratamiento.

"El tratamiento con inhibidores tirosina-quinasa de la actividad de EGFR es hoy, tras más de 10 años de estudios clínicos, un standard en pacientes con carcinoma no microcítico de pulmón con presencia de mutaciones activadoras de EGFR, y constituye el paradigma del concepto de medicina personalizada en cáncer de pulmón", ha afirmado la García Campelo.

Este tipo de terapias dirigidas ofrece ventajas significativas con respecto a la quimioterapia convencional en términos de respuesta, supervivencia libre de progresión de enfermedad, mejora en calidad de vida, con clara mejoría en el perfil de toxicidad con respecto a los tratamientos clásicos, por lo que según la experta es muy importante que dichas mutaciones se tengan en cuenta a la hora de empezar el tratamiento.

De hecho, las guías internacionales recomiendan que la exploración de las mutaciones EGFR debería realizarse en el momento del diagnóstico y sus resultados deberían orientar las decisiones de tratamiento, para garantizar que todos los pacientes reciben una terapia dirigida a su tipo específico de cáncer, puesto que un tratamiento personalizado mejora la calidad de vida y la supervivencia sin progresión en comparación con la quimioterapia de referencia.