14 de junio de 2012

HM Hospitales adquiere una resonancia magnética de última generación para operar tumores cerebrales

HM Hospitales adquiere una resonancia magnética de última generación para operar tumores cerebrales
EUROPA PRESS

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

HM Universitario Sanchinarro de Madrid y el Centro Integral Oncológico Clara Campal han presentado este jueves su última adquisición: la resonancia magnética 'PoleStar N30 iMRI' que incorpora el navegador 'StealthStation i7' para operaciones de tumores cerebrales y que posibilita el control de la resección a tiempo real, la localización de la lesión cerebral antes y durante la cirugía y la preservación de los tejidos sanos.

El jefe del Servicio de Neurocirugía de HM Hospitales, el doctor Jorge Diamantopoulos, ha explicado que, antes de disponer de esta tecnología --que comenzará a emplearse a partir de la semana que viene--, los neurocirujanos realizaban la resonancia antes de la operación y, con la información obtenida, actuaban en el quirófano.

Sin embargo, en sus palabras, "el cerebro no es estático" y, por ello, puede producirse variaciones de la masa encefálica durante la intervención. Con la nueva tecnología, por tanto, "aumenta la precisión al estar conectado (a la largo de la cirugía) al navegador y ayuda a cambiar de estrategias", ha añadido.

Esta tecnología, que solo está disponible en nueve hospitales en todo el mundo (de los que cuatro son europeos), permite además ajustar la extirpación de los tejidos y, de esta manera, preservar los sanos. "Si se produce un daño en el tejido sano puede dar lugar a lesiones irreversibles", ha advertido.

"La utilización de la resonancia magnética intraoperatoria aumenta la precisión en el abordaje de los tumores cerebrales, al estar conectada en tiempo real a un sistema de navegación; minimiza los riesgos para el paciente y evita en un porcentaje importante de casos una reintervención por no haberse resecado completamente la lesión", ha insistido este experto.

Diamantopoulos ha explicado además que la utilización de 'PoleStar N30 iMRI' con el navegador 'StealthStation i7' no se limitará solamente a la cirugía de tumores cerebrales sino que también podrá emplearse, por ejemplo, para la cirugía funcional.

MEJORA LA SEGURIDAD DE LOS PACIENTES

Por su parte, el presidente de la Asociación de Afectados por Tumores Cerebrales en España, Oscar Prieto, ha reconocido que esta adquisición es una noticia "tremendamente positiva" y ha subrayado la importancia de que los profesionales sanitarios cuenten con los "mejores equipamientos disponibles", puesto que suponen intervervenciones más seguras, disminuyen el riesgo de secuelas, reducen el tiempo de recuperación, mejoran la tasa de supervivencia y la calidad de vida de los pacientes.

"Consideró que éste es ejemplo a seguir en el difícil momento en el que nos encontramos. La Sanidad, la calidad de vida de los pacientes y disponer de los mejores equipamientos está por encima de otros aspectos de nuestra vida a la que damos más importancia", ha señalado Prieto, quien ha recalcado que "no existe un precio o inversión excesivo para mejorar la salud de las personas".

El director de HM Hospitales, el doctor Juan Abarca Cidón, ha aclarado que esta tecnología está a disposición de los pacientes sin que les suponga coste extra. De igual modo, ha ofrecido esta herramienta a la Sanidad Pública para cuando, por las circunstancias, la requieran.

"Estamos convencidos de que invertir en tecnología sanitaria de este nivel, pese al esfuerzo que supone, es invertir en salud, invertir en nuestra población y, a la larga, ahorra costes al sistema sanitario, independientemente de que hablemos de Sanidad pública o provada", ha explicado.

Cada año se detectan en España 3.500 tumores cerebrales. Según registros, un 25 por ciento de la población española tiene algún tipo de cáncer y los tumores cerebrales son padecidos por 7,5 personas de cada 100 mil habitantes, lo que supone el 2 por ciento de los cánceres en adulto y cerca de un 15 por ciento en menores de 15 años.

La supervivencia de estos tumores --los más frecuentes son el glioma, seguido del meduloblastoma y el ependimoma-- es de aproximadamente el 66 por ciento tras los cinco años del diagnóstico. Los principales síntomas de estas patologías son los focales (crisis epilépticas y déficit neurológicos) y generales (hipertensión intracraneal, dolor de cabeza, nauseas y vómitos).