Una dosis mínima eficaz puede adherir a pacientes obesos y adultos mayores al ejercicio físico

Una dosis mínima eficaz puede adherir a pacientes obesos y adultos mayores al ejercicio físico
22 de octubre de 2018 PIXABAY / MABELAMBER

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El catedrático de Educación Física del Instituto Internacional de Ciencias del Ejercicio, el profesor Felipe Isidro Donate, ha recomendado hallar qué tipo de ejercicio físico es el más beneficioso para el paciente con obesidad y para el adulto mayor y, una vez definido, ha propuesto adherirles a la realización de la actividad mediante una dosis mínima eficaz.

Así lo ha manifestado durante el 40º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), donde se ha explicado que la dosis mínima eficaz es un concepto heredado de la Farmacología. Responde a la exigencia de conseguir el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo, en un afán por instaurar hábitos de ejercicio fácilmente asumibles y adaptados a las necesidades y características de cada persona.

"La dosis mínima eficaz debe tener como objetivo la adherencia y debe basarse en ejercicios sencillos, que se puedan realizar en el propio domicilio y que ocupen el mínimo tiempo, pues la ciencia ha demostrado beneficios con tan sólo ocho minutos de ejercicio al día, además de mejorar también estéticamente determinadas zonas corporales que preocupen al paciente", ha indicado el profesor Isidro.

Tanto la persona obesa como el adulto de edad avanzada suelen presentar frecuentemente pérdida de masa muscular o sarcopenia y fuerza o dinapenia. En las mujeres obesas y/o mayores, además, también es frecuente la pérdida mineral ósea, la osteopenia y/o osteoporosis.

La ciencia ha demostrado que para mantener y mejorar la masa muscular y su función, así como para combatir igualmente la osteoporosis asociada, el mejor ejercicio es el de fuerza.

"El ejercicio cardiovascular, como caminar o nadar, si bien se asocia con mejoras cardiovasculares, no es eficaz en el mantenimiento de la masa y fuerza muscular y tampoco del hueso, provocando incluso mayores pérdidas. Por ejemplo, la caminata para la sarcopenia y el ejercicio acuático para la osteoporosis)", ha matizado el profesor Isidro.

En referencia a la frecuencia del ejercicio, el experto en Educación Física ha recomendado "dos o tres días a la semana y se debe progresar hacia los cinco o seis días", y ha indicado que existen muchos mitos y errores en relación al ejercicio físico y su efecto sobre la salud. "Consejos como 'muévase, haga algo, camine, nade o haga pilates' no son una prescripción eficaz ni adecuada de ejercicio físico", ha indicado.

"El adecuado tipo de ejercicio y su dosis mínima eficaz debe ser conocido por el profesional sanitario, aunque lo ideal para obtener un mayor éxito sería implementar tratamientos mediante un equipo multidisciplinar donde el profesional de la nutición, del ejercicio o del soporte psico-emocional, además del médico, deberían tener su papel", ha proseguido el experto.

PROFESIONALES DE EJERCICIO FÍSICO EN EL ÁMBITO CLÍNICO

En este sentido, el profesor Isidro ha reivindicado la inclusión de profesionales del ejercicio físico en el ámbito clínico "tanto a nivel preventivo como de tratamiento de patologías, debe ser una prioridad por parte del sistema sanitario para reducir costes y frenar la escalada de prevalencia de obesidad y de fragilidad en adultos mayores".

Otra mesa redonda del congreso ha tratado la iniciativa de salud global Exercise is Medicine-Spain, liderada por el Colegio Americano de Medicina Deportiva, que tiene como objetivo principal que los médicos y otros profesionales de la salud incluyan en la evaluación de la actividad física en sus consultas y la implementen en sus prescripciones de prevención y tratamiento.

Contador