Los desfibriladores DOC han salvado más de una decena de vidas en 2018

Los desfibriladores DOC han salvado más de una decena de vidas en 2018
8 de enero de 2019 B+SAFE - ARCHIVO

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los desfibriladores operacionales conectados (DOC) de B+Safe han ayudado a salvar al menos 12 vidas en 2018, gracias a su "respuesta inmediata y eficaz ante un accidente cardiaco", asegura el fabricante.

Además de los equipos instalados, B+Safe ha cardioprotegido a más de 820.000 personas que han participado en eventos de todo tipo, desde competiciones deportivas a fiestas populares. Entre ellos destaca el Maratón Trinidad Alfonso de Valencia, la Behobia-San Sebastián, la Bilbao Night Marathon y el Maratón Rock and Roll de Madrid.

Entre las intervenciones de 2018, desde la entidad destacan la del Metro Bilbao, donde "se utilizó un desfibrilador para reanimar a un pasajero" y la del metro de Barcelona, "en la que se reanimó a otro pasajero, en este caso con un desfibrilador instalado en la estación común de Renfe".

¿QUÉ ES LA CARDIOPROTECCIÓN Y QUÉ PASOS SEGUIR?

La cardioprotección es una tendencia emergente orientada a la protección del corazón en caso de episodios cardíacos. El gran número de muertes por paro cardíaco en la población, ha animado a gobiernos, empresas, entidades y asociaciones a concienciar a la población y tomar medidas que permitan revertir la situación gracias a la creación de zonas o espacios cardioprotegidos, según el fabricante de desfibriladores.

Estas zonas cuentan con, según la superficie y la afluencia de público, al menos uno o varios desfibriladores, con un adecuado servicio de mantenimiento y con personas formadas para poder garantizar una rápida actuación en caso de paro cardíaco repentino hasta la llegada de los servicios médicos de emergencia.

Para que las posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco repentino sean óptimas, se debe realizar de forma inmediata una resucitación cardio pulmonar (RCP) que permita mantener el flujo necesario de sangre oxigenada al cerebro hasta que se restablezca el ritmo cardíaco normal mediante la descarga eléctrica suministrada por un desfibrilador. El tiempo máximo para aplicar la desfibrilación a una persona que ha sufrido un paro cardiaco repentino es en los primeros cinco minutos.

Hay identificados cuatro pasos críticos para tratar el paro cardíaco repentino, denominados cadena de supervivencia, son el reconocimiento y llamada al servicio de emergencia, una rápida RCP, la desfibrilación temprana y, por último, el soporte vital avanzado y cuidados post-resucitación.

LA CAMPAÑA QUE DA A CONOCER LA RCP

Coincidiendo con el nuevo año, B+Safe ha puesto en marcha la campaña 'RCPen4pasos', cuyo objetivo es conseguir que la mayoría de la población conozca las técnicas de RCP, que cada día ayudan a salvar vidas, manteniendo las constantes vitales de las personas que sufren un accidente cardiaco hasta la llegada de los servicios de emergencia.

La campaña, articulada a través de la página www.rcpen4pasos.com, destaca la importancia de que todo el mundo conozca estas técnicas e incluye videos y otros materiales que enseñan a utilizarlas.

Contador

Lo más leído