12 de diciembre de 2014

Descubren una variante genética que puede modificar la respuesta inmune a la vacuna contra la gripe

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores de la Universidad de Basilea (Suiza) han identificado variantes en un gen llamado IL-2B que pueden condicionar la respuesta inmune del organismo a la vacuna contra la gripe y, por tanto, comprometer su eficacia, según los resultados publicados en la revista 'PLoS Pathogens'.

   Hasta ahora se pensaba que la protección de la vacuna anual contra la gripe dependía de lo bien que estuviera diseñada en función de la cepa que se prevé que pueda predominar en cada temporada, pero los investigadores trataban de buscar otros factores adicionales que también pudieran influir en la respuesta inmune provocada por la vacuna.

   Para ello, analizaron muestras de sangre de pacientes con trasplante de órganos, que tienen un riesgo elevado de infecciones debido a que su sistema inmunológico está empobrecido por medicamentos inmunosupresores para evitar el rechazo del órgano trasplantado, por lo que bajo estas circunstancias, las vacunas generalmente no funcionan bien.

   Los desarrolladores de vacunas están tratando de mejorar las vacunas para los receptores de trasplante y otras personas con un sistema inmunológico débil y las muestras utilizadas en este estudio provienen de un ensayo clínico de las diferentes versiones de una vacuna contra la gripe en pacientes tratados con fármacos inmunosupresores.

   Dado que los estudios previos habían sugerido que diferentes alelos (versiones) del gen de IL-28B afectan a las respuestas inmunes, los investigadores determinaron qué alelos tenían los receptores de transplante. Al igual que para la mayoría de genes, cada persona tiene dos copias del gen IL-28B.

   Para la variante particular de interés, es más común una versión, el alelo T, y de 196 pacientes, 135 tenían dos copias del alelo T. De los 61 pacientes restantes, 54 poseían una copia del alelo T y una copia del alelo menor G, además de que siete personas poseían dos copias del alelo G.

   Los investigadores vieron que las personas que tenían al menos una copia del alelo menor registraban más probabilidades de alcanzar la seroconversión (es decir, tener anticuerpos detectables contra la cepa de influenza en particular) después de la vacunación. La diferencia fue particularmente pronunciada para las personas con altas dosis de medicamentos inmunosupresores.

   Con el fin de entender cómo los diferentes alelos influyen en la respuesta inmune a la vacunación, los investigadores observaron con más detalle las células inmunes de 47 de los pacientes (34 con dos principales alelos T y 13 con al menos un alelo menor G).

   Así, encontraron diferencias sustanciales después de la vacunación de la gripe en la producción de inmunomoduladores que determinan el tipo de respuesta de células T y en la proliferación y producción de anticuerpos por las células B. La adición de más IL-28B al crecimiento medio de células T y B hizo que las células se comportaran más como las de los portadores de los principales alelos, con una marcada reducción de la activación de células B y producción de anticuerpos.

   Estos resultados, según los investigadores, identifican IL-28B como un regulador clave de la respuesta inmunitaria a la vacunación contra la gripe y sugieren que el bloqueo del receptor de IL-28B podría ofrecer una nueva estrategia para aumentar la respuesta de anticuerpos a la vacuna contra la gripe y otras, abriendo así una nueva vía para el desarrollo de nuevos adyuvantes de vacunas y fármacos inmunoterapéuticos.