Desarrollan un tratamiento en ratones que podría ayudar a combatir la drogadicción

Desarrollan un tratamiento en ratones que podría ayudar a combatir la drogadicción
29 de junio de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PHOTOGRAPHEE.EU

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Texas en Galveston (Estados Unidos) han desarrollado y probado un tratamiento en ratones efectivo para reducir el deseo de tomar drogas, revirtiendo los desequilibrios químicos que se producen en el cerebro por el consumo habitual de estas sustancias.

La investigación, publicada en la revista 'Journal of Medicinal Chemistry', ha descubierto que los receptores de serotonina 2C, un químico cerebral que transmite información entre las regiones neuronales, en adictos a las drogas no funcionan tan bien como deberían.

Los investigadores diseñaron, sintetizaron y evaluaron farmacológicamente una serie de terapéuticas de moléculas pequeñas diseñadas para restaurar la señalización debilitada. En su proceso, entrenaron a las ratas para que presionaran una palanca ante ciertas señales de luz para consumir dosis cocaína .

Una vez que las ratas aprendieron este comportamiento, la mitad recibió el tratamiento terapéutico más prometedor y la otra mitad solo recibió solución salina. Los animales tratados con el nuevo agente terapéutico presionaron la palanca de la cocaína mucho menos veces que los animales de control tratados con solución salina, incluso cuando se reforzó con las señales de luz asociadas a la cocaína.

"Somos los primeros en demostrar que un receptor terapéutico de serotonina 2C de este tipo se puede utilizar con éxito para disminuir los comportamientos de búsqueda de drogas. Nuestros hallazgos son especialmente emocionantes porque además de ayudar a las personas a recuperarse de la adicción a las drogas, también se cree que el funcionamiento deteriorado del receptor de serotonina 2C contribuye a otros problemas de salud crónicos como la depresión, los trastornos de impulsividad, la obesidad y la esquizofrenia", ha señalado Kathryn Cunningham, uno de los principales investigadores del estudio.

Ahora, los científicos se plantean como reto continuar optimizando la estructura química y la efectividad de nuevas pruebas terapéuticas y de seguridad conductual en estudios celulares y en animales.