Desarrollan un tratamiento para combatir las infecciones hospitalarias

Desarrollan un tratamiento para combatir las infecciones hospitalarias
13 de diciembre de 2018 ATS - ARCHIVO

BARCELONA, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Hospital de Bellvitge y del Institut d'Investigació Biomèdica de Bellvitge (Idibell) han desarrollado unos glicopolímeros que eliminan los anticuerpos que son utilizados por las bacterias para evitar ser destruidas y que podría ayudar en la batalla a las infecciones hospitalarias.

Estos glicopolímeros permiten eliminar anticuerpos que se unen a las bacterias Gram-negativas sin causarles ningún daño y estos anticuerpos --llamados bloqueantes-- son utilizados por las bacterias como escudo, han informado este jueves ambas instituciones en un comunicado.

Si se eliminan los anticuerpos bloquantes, se elimina el escudo y los anticuerpos con capacidad de matar a las bacterias pueden actuar de forma inmediata, lo que supone una gran ventaja de los glicopolímeros respecto a otras terapias como las vacunas.

El nuevo tratamiento, que puede tener un importante impacto sanitario y económico para los sistemas de salud, ha sido patentado internacionalmente, y se están ejecutando los procedimientos preclínicos y una ronda de inversión, con el objetivo de iniciar los primeros ensayos clínicos en humanos a principios de 2020.

Según los impulsores, el nuevo tratamiento evitaría que más de cuatro millones de pacientes ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) a nivel mundial desarrollen infecciones y necesiten antibióticos.

La resistencia de las bacterias a los antibióticos es uno de los problemas más importantes a los que se enfrenta la salud pública, y el continuo crecimiento de las infecciones causadas por estos microbios pueden causar más de 10 millones de muertos anuales en 2050, como sucedía en la era preantibiótica.

La mayoría de estas infecciones se adquieren dentro de los hospitales, por lo que, grandes éxitos de la medicina pueden peligrar por ellas, ya que el 70% de los pacientes ingresados más de siete días en las UCI desarrollan una infección y reciben tratamientos antibióticos, con unos costes de millones de euros para los sistemas de salud.