17 de junio de 2014

Desarrollan un nuevo test que permite reducir a la mitad las biopsias para detectar el cáncer de próstata

Desarrollan un nuevo test que permite reducir a la mitad las biopsias para detectar el cáncer de próstata
OPKO EUROPA

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Memorial Sloan-Kettering Center de Nueva York (EEUU), junto con investigadores de la compañía OPKO, han desarrollado un nuevo test, el '4Kscore', capaz de detectar el cáncer agresivo de próstata mediante un análisis de sangre, lo que permite reducir a la mitad las biopsias que se realizan y el tiempo de diagnóstico.

Actualmente, el diagnóstico de un cáncer de próstata se realiza mediante el tacto rectal y un análisis rutinario de sangre, el PSA (Prostate-Specific Antigen). No obstante, este análisis no es suficientemente específico debido a que hay pacientes con el PSA elevado que no padecen cáncer de próstata.

La única manera de descartar el cáncer de próstata era hasta el momento con biopsias periódicas, en España se realizan al año 100.000 biopsias. El uso de este nuevo test, además de suponer una mejor calidad de vida de los pacientes, significará un ahorro de costes considerable para los sistemas de salud al reducir el número de biopsias.

La biopsia es un prueba dolorosa para el paciente, se basa en obtener tejido prostático mediante una punción, que se analiza en el laboratorio para ver si existe cáncer o no. En el 60 por ciento de los casos se trata de una falsa alarma y la biopsia de próstata no presenta signos de enfermedad maligna, por lo que se hubiera podido evitar.

"Este test es la continuación natural del PSA para aumentar el grado de especificidad", ha explicado el director general de OPKO Europa, el doctor Julián Agut, quien recuerda que para su validación se ha llevado a cabo un estudio en más de 1.000 pacientes, "y los resultados han sido muy buenos".

En Europa todos los tests se analizarán en el Hospital Clínic de Barcelona, y los parámetros obtenidos se envían a OPKO Lab en Nashville, Estados Unidos, y en 48 horas se tienen los resultados. Los resultados de una biopsia, en cambio, tardan una media de 10 días, "5 si es de carácter urgente y generan gran ansiedad en el paciente".

Además de evitar la biopsia a muchos pacientes, esta prueba, complementaria al PSA (que se seguirá haciendo), permite diferenciar entre el cáncer agresivo, que hay que tratar de forma más intensa, y el no agresivo, que puede ser vigilado y no tratado y en los que es suficiente hacer vigilancia y evitar al paciente los efectos secundarios de los tratamientos.