12 de noviembre de 2014

Denuncian ante el juez uno de los casos de 'klebsiella' con la muerte de un varón de 70 años

Advierten de que no se le puso "un protocolo personalizado de vigilancia y control de la bacteria" tras sus altas hospitalarias

Denuncian ante el juez uno de los casos de 'klebsiella' con la muerte de un varón de 70 años
EUROPA PRESS

CÓRDOBA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

La familia de un varón de 70 años que falleció en noviembre del año pasado en el Hospital Reina Sofía de Córdoba ha presentado este miércoles una querella en el Juzgado de Instrucción ante una posible negligencia médica y "por el mal funcionamiento de los servicios sanitarios" prestados por el centro dependiente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que "ha supuesto" la muerte del hombre, tras una infección por la denominada bacteria 'Klebsiella Pneumoniae'.

En una rueda de prensa, el abogado de la familia, Federico Medina, y una de las hijas del fallecido, Tania Navarro, han explicado que se ha interpuesto la querella contra "los responsables de la unidad de enfermedades infecciosas, el jefe de medicina preventiva y el entonces director gerente del hospital", al considerar que los hechos pudieran constituir la supuesta comisión de un delito de homicidio imprudente.

Asimismo, han presentado una reclamación administrativa previa por daños y perjuicios, a través de la cual reclaman unos 300.000 euros. Cabe destacar que este caso es uno de los que la Fiscalía archivó en verano de este año, aunque a tal efecto la hija del fallecido ha defendido que en aquel momento "no se aportó documentación".

En concreto, detallan que el varón, después de varios ingresos por descompensación de sus dolencias de insuficiencia renal crónica y diabetes, normalmente producida por infecciones, el 2 de junio de 2013 acudió a Urgencias del hospital, "aquejado de retención de líquidos y dolor renal", de manera que "le aprecian disnea a mínimos esfuerzos e imposibilidad de mantenerse acostado".

Si bien, al día siguiente fue trasladado a planta de Medicina Interna "donde sugieren que tiene insuficiencia cardiaca derecha, infección respiratoria e infección nosocomial por 'Klebsiella Pneumoniae' multirresistente", detectándose la referida infección por 'Klebsiella' en distintos días, lo que, a su juicio, "indica claramente que la infección se produjo en el hospital, dado el período medio para el contagio y las manifestaciones de efectos de dicha bacteria".

Así, apuntan que el 10 de junio interviene personal de la Unidad de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas, que implantan, previa valoración del paciente, un tratamiento con determinados antibióticos a la vista del antibiograma, dado que "parece que dicha bacteria es sensible a algunos de tales medicamentos, produciéndose una clara y pronta mejoría, según de deduce de las anotaciones del 11 de junio", de modo que su evolución es "favorable" y es dado de alta el 17 de junio.

No obstante, en un informe de Medicina Interna "consta la infección por 'Klebsiella Pneumoniae'", así como los resultados de varias fechas del Servicio de Microbiología sobre muestras de sangre, "detectándose claramente en todos ellos la existencia de 'Klebsiella'".

"TOTAL DEJACIÓN"

Al respecto, advierten de "la total dejación" por parte del equipo médico adscrito a la Unidad de Gestión Clínica de Enfermedades Infecciosas que "aún cuando consiguen paliar los efectos de la referida bacteria", cuando se da el alta al varón, "en ningún momento establecen un protocolo personalizado de vigilancia y control para microorganismos multirresistentes".

Una vez en su domicilio, según explican, "se produce un continuo y evidente deterioro de la salud del paciente por infecciones de repetición, siendo así que es sabido y conocido que ese era y es el problema del mismo: las infecciones de repetición; que son las que le producen una descompensación de la diabetes, nueva descompensación de la insuficiencia renal crónica y produce una insuficiencia respiratoria; y, todo ello, va produciendo un empeoramiento de su polineuropatía y deterioro de su sistema nervioso central".

Así, indican que lo único que le prescriben es el suministro de oxígeno a domicilio, así como "el típico y estandarizado 'control por el médico de cabecera'", que, sin embargo, "no tiene un protocolo previo a seguir porque nadie se lo ha facilitado ni a la familia ni a él, y si lo hubiese tenido, tampoco contaba con los medios para hacer el seguimiento de ese hipotético --inexistente-- protocolo de vigilancia y control de microorganismos multirresistentes", subrayan.

De este modo, señalan que "la realidad es que solamente cuando se le producen las descompensaciones, es cuando se empiezan a tomar medidas". Pero, según resaltan, "ya es tarde para poder detener los efectos de dicha bacteria que ha sido 'tolerada' en la fase extrahospitalaria de su tratamiento, produciéndose repetidas infecciones no controladas ni vigiladas, lo que, a su vez, deriva en una aceleración galopante e imparable de los efectos de empeoramiento sobre el cuadro global de su patología --diabetes e insuficiencia renal--".

Ante ello, en agosto de 2013, ingresa de nuevo en Urgencias por una disminución del volumen de orina, al tiempo que se anota en la evolución cínica que "la familia dice que el paciente presenta síntomas de infección respiratoria desde hace ya un mes, o sea, desde aproximadamente finales de junio, primeros de julio", apostillan.

Posteriormente, su evolución es "de enorme deterioro", según se comprueba en la evolución clínica, si bien a los pocos días le dan el alta "indicando nuevamente tan solo 'control por su Médico de Cabecera', pero sin que se establezca, esta vez tampoco, protocolo alguno personalizado de vigilancia y control de la bacteria 'Klebsiella Pneumoniae'".

"EXISTENCIA DE LA BACTERIA"

En octubre de 2013, el hombre vuelve a Urgencias, pero "esta vez ya nunca más recibirá el alta hospitalaria, pues fallece en dicho centro a los 16 días", el 15 de noviembre de 2013, "siendo la causa la infección hospitalaria en junio por la bacteria 'Klebsiella Pneumoniae' multirresistente", según exponen.

En concreto, desde Urgencias es ingresado en planta a las pocas horas de acudir al hospital, en el área de Neumología, "por ser la causa de su ingreso, según se indica, problemas respiratorios"; si bien, dicen, "se hace constar la existencia de la bacteria 'Klebsiella', tanto en el informe de alta de Urgencia, como en las hojas de la evolución clínica".

De este modo, se produce "un estado de empeoramiento progresivo" del paciente que, aún cuando es tratado de sus diversas dolencias, es "la infección por la bacteria 'Klebsiella Pneumoniae' que contrajo en el mismo hospital en junio, que no fue vigilada ni controlada en los dos períodos de tratamiento extrahospitalario y que aparece todavía en su organismo, junto con el 'Staphyloccocus aereus' que también contrajo según un resultado de noviembre, la que, en definitiva, le produce la muerte".

En definitiva, consideran que "la situación de absoluta desatención, que se da incluso de forma reiterada, que supuso una nefasta atención por debajo de lo normalmente exigido, dado que no sólo se produjo la infección por 'Klebsiella', sino que, cuando consiguen estabilizarla, dan el alta al paciente en dos ocasiones, pero sin que se establezca un protocolo personalizado para la vigilancia y control de dicha infección, lo que constituye una total negligencia profesional".

En su opinión, supuestamente infringieron "su deber objetivo de cuidado, produciéndose en consecuencia y como efecto directo el empeoramiento acelerado del paciente, que hace que sus dolencias anteriores, de las que estaba estabilizado, se descompensen y produzca finalmente su muerte debido a la infección de la referida bacteria hospitalaria 'Klebsiella' y, además, por 'Staphyloccocus aereus'".

Entretanto, la hija del fallecido comenta que le queda la sensación de que la actuación del centro ha sido "nula", pues, a su juicio, "no se puede maltratar a una persona de esa manera", porque "se deterioró entero y en pleno conocimiento hasta última hora. Eso es inhumano", señala.