7 de agosto de 2019

Dejar los opioides requiere de más recursos y más tiempo

Dejar los opioides requiere de más recursos y más tiempo
Los pacientes con un trastorno por consumo de opioides están más estigmatizadas socialmente FLICKR/CINDY SHEBLEY - ARCHIVO

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Hospital General de Massachusetts (EEUU) han concluido que la recuperación exitosa del trastorno por consumo de opioides puede requerir servicios médicos, psicológicos y de apoyo social más intensivos y durante un período de tiempo más largo que la recuperación del trastorno por consumo de alcohol.

El estudio, cuyos hallazgos han sido publicados en el 'Journal of Addiction Medicine', encontró que, entre los pacientes de una muestra representativa de adultos en Estados Unidos que habían logrado una recuperación a largo plazo del trastorno de opioides, estos habían utilizado más recursos que aquellas personas con un trastorno por consumo de alcohol.

Dado que existe poca información científica o clínica sobre la recuperación de los trastornos por uso de opioides, los investigadores realizaron el estudio utilizando la rehabilitación del alcohol como punto de referencia, ya que el trastorno por abuso de alcohol es el tipo más común de trastorno por uso de sustancias.

Utilizando datos de una encuesta nacional, analizaron la prevalencia estimada de la recuperación de problemas con opioides y alcohol, las diferencias en el uso de servicios de tratamiento y el bienestar psicológico, tanto dentro del primer año de recuperación como de 1 a 5 años posteriores.

En concreto, se caracterizaban por haber usado un tratamiento de adicción formal, farmacoterapia -medicamentos para prevenir antojos o recaídas como metadona, buprenorfina o naltrexon-, así como servicios de apoyo de recuperación y ayuda mutua como Narcóticos Anónimos y otros programas de doce pasos.

"Esencialmente, aquellos que resolvieron un problema de opioides en la mitad de la recuperación tenían cuatro veces más probabilidades de haber usado farmacoterapias, dos veces y media más probabilidades de haber usado un tratamiento formal y aproximadamente dos veces más probabilidades de usar apoyo de recuperación servicios y organizaciones de ayuda mutua en comparación con las personas que informaron haber resuelto un problema con el alcohol y estaban en medio de la recuperación", ha explicado Lauren A. Hoffman, doctora en el Instituto de Investigación de Recuperación del Hospital General de Massachusetts (MGH) y la Escuela de Medicina de Harvard (HMS).

REQUIEREN UNA RECUPERACIÓN MÁS LARGA

"No encontramos esas diferencias en el primer año, y esto es importante porque, en conjunto, sugiere que las personas con un problema de opiáceos podrían requerir tratamiento adicional o recursos adicionales para lograr una recuperación más larga y estable", ha agregado Hoffman.

Los investigadores también observaron que los niveles de autoestima en el grupo de opioides eran más altos en la recuperación temprana, pero estos disminuían a mediados del período de recuperación. La baja autoestima en la mitad de la recuperación puede estar relacionada, afirman, con los desafíos adicionales característicos de la recuperación de opioides: suelen requerir una mayor duración o un mayor uso de los servicios de tratamiento, pueden presentar recaídas con más frecuencia y las actitudes sociales son distintas.

"En comparación con las personas con trastorno por consumo de alcohol, las personas con problemas con los opiáceos tienden a ser más estigmatizadas socialmente, tienen menos recursos disponibles y pueden ser menos propensas a revelar su estado de recuperación a otros, lo que podría hacerlos sentir más solitarios o aislados", han concluido los investigadores.

Contador

Lo más leído