6 de junio de 2019

¿Debería ser obligatoria la vacunación contra el sarampión?

¿Debería ser obligatoria la vacunación contra el sarampión?
PAHO/FLICKR - ARCHIVO

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Expertos en salud pública y salud sexual se cuestionan sobre la idoneidad de adoptar la vacunación obligatoria contra el sarampión, en un momento en que los casos de esta enfermedad en toda Europa alcanzan sus niveles más altos en esta década.

"Necesitamos aumentar el uso de esta vacuna, ya que corremos el riesgo de que el sarampión se vuelva endémico", advierte en 'The BMJ' Eleanor Draeger, doctora en salud sexual y escritora médica.

La vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) en el Reino Unido es del 94,9% para la primera dosis, pero se reduce al 87,4% para la segunda dosis, que es inferior al 95% necesario para producir inmunidad colectiva, explica la experta.

Draeger señala que la vacunación obligatoria ha aumentado la aceptación en otros países y en el Reino Unido muchas cosas ya están legisladas para mejorar la salud individual o pública: "Argumentaríamos que el Reino Unido ahora necesita legislar para aumentar las tasas de vacunación, ya que las medidas actuales no mantienen las tasas lo suficientemente altas como para garantizar la inmunidad colectiva".

Muchos padres creen erróneamente la retórica de que las vacunas son dañinas, antinaturales y una infracción de las libertades civiles, reconoce.

Los expertos en ética han argumentado que la vacunación obligatoria es aceptable porque las personas que no vacunan a sus hijos pueden poner en riesgo la salud de otras personas, en particular las que no pueden vacunarse y, por lo tanto, son más vulnerables.

"Aprobar una ley que impide a los niños que asistan a la guardería o la escuela a menos que sus vacunas estén al día o que estén exentos médicamente permitiría la libre elección mientras protege a los niños vulnerables", valora la experta.

Sin embargo, Helen Bedford y David Elliman, del Instituto de Salud Infantil UCL Great Ormond Street y el Great Ormond Street Hospital argumentan que, en lugar de la vacunación obligatoria, el Reino Unido debería concentrarse en otros métodos para aumentar el uso de la vacuna, como mejorar el acceso a los servicios.

Por ejemplo, asegurarse de que las consultas médicas consiguen un liderazgo de inmunización y recordatorios de citas adecuados, que los entornos de inmunización sean amigables para los niños y las familias, y que el personal tenga el tiempo adecuado para hablar con los padres, con una capacitación para abordar cualquier problema que surja. "Solo cuando estos componentes esté correctamente deberíamos considerar la vacunación obligatoria", puntualizan.

Incluso entonces, advierten de posibles consecuencias no deseadas. Por ejemplo, ¿los padres seguirían confiando en el NHS y en los profesionales de la salud si los datos del médico de cabecera se usaran para decidir si un niño es admitido en la escuela o si a una familia se le permitieron ciertos beneficios de asistencia social?

Si se negara la entrada a la escuela, algunos padres pueden recurrir a la educación en el hogar, y si la vacunación se vinculara a los beneficios de asistencia social, los padres que sufrirían de manera desproporcionada, añaden.

Estos expertos acogen con satisfacción el reciente debate de la Cámara de los Lores que favoreció la mejora de los servicios en lugar de la obligatoriedad, y consideran que "el Reino Unido debe concentrarse en mejorar su infraestructura y no arriesgarse a alienar a los padres innecesariamente".