17 de enero de 2012

EUPV pide explicaciones a Rosado por la denuncia del paciente no atendido al hablar en valenciano

EUPV pide explicaciones a Rosado por la denuncia del paciente no atendido al hablar en valenciano
EUPV

VALENCIA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El diputado de EUPV en las Corts Valencianes Lluís Torró ha pedido explicaciones al conseller de Sanidad, Luis Rosado, sobre la denuncia presentada por un paciente que aseguró no haber sido atendido en el centro de salud de Crevillent (Alicante) por hablar en valenciano.

Torró ha presentado este martes una batería de preguntas a Rosado "para que aclare los hechos ocurridos el pasado 6 de enero en un centro de salud en Crevillent, donde una persona denunció los problemas tenidos a la hora de ser atendido en valenciano".

"Consideramos intolerable que estas cosas pasen y lamentablemente no es un hecho aislado, porque hace un año tuvimos un caso parecido en Alcoi, del que se hizo eco incluso el síndic de Greuges, reivindicando el derecho de uso de nuestra lengua", ha indicado Torró en un comunicado.

Acció Cultural del País Valencià (ACPV) denunció este lunes que un paciente había presentado una queja ante la Conselleria de Sanidad, en la que aseguraba que en el Centro de Salud de Crevillent (Alicante) le negaron asistencia sanitaria de urgencia porque "hablaba valenciano".

Según Torró, esto supone "una clara conculcación de los derechos lingüísticos de los valencianos" por lo que ha señalado que esperan "una respuesta de la Conselleria al respecto". "Nos preocupa, además, que esto pase en un servicio como el sanitario, donde la Conselleria tendría que establecer los protocolos adecuados para resolver estas cuestiones, puesto que puede suponer un deterioro de la atención sanitaria de las personas", ha manifestado.

El diputado de EUPV ha afirmado que la descripción de los hechos, según ha denunciado el paciente, "es rocambolesca y no puede tolerarse. Menos en una institución pública y por parte de un trabajador público, como es un médico".

Por ello, ha incidido en que es necesaria una "urgentísima aplicación del requisito lingüístico en la función pública" y ha advertido de que si los acontecimientos hubieran ocurrido al revés, "es decir, que el paciente se quejara porque no lo atienden en castellano, el escándalo habría sido mayúsculo". "No podemos tolerar estas situaciones", ha resaltado.