Cómo cuidar la salud de los riñones, en verano y siempre

Cómo cuidar la salud de los riñones, en verano y siempre
19 de julio de 2018 GETTY//GOODSHOOT - ARCHIVO

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El tiempo libre disponible en verano gracias a descansar de las rutinas del resto del año convierten a esta época del año en un período perfecto para adquirir nuevos hábitos de vida, tales como cambios en la alimentación o en la actividad física.

Estos cambios pueden resultar especialmente beneficiosos si además se tiene en cuenta que algunos cambios pueden ser muy beneficiosos si se piensa en la salud renal. Sin embargo, la realidad suele ser que en verano se fomentan los hábitos de vida inadecuados, como llevar una dieta incorrecta, el abuso de bebidas azucaradas o confundir descanso con inactividad, según destacan los expertos de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), lo que también repercute en la salud de los riñones.

La SEN opina que hay muy poca cultura social sobre lo que es bueno y malo para los riñones, bastante menos que sobre salud cardiovascular, cuando "la realidad es que la salud de los riñones y del corazón están íntimamente relacionadas", ha indicado la presidenta de la SEN, la doctora María Dolores del Pino.

Cuando la función renal disminuye, el riesgo de desarrollar daño y enfermedad vascular aumenta, hasta tal punto que una de las causas habituales de mortalidad de los pacientes renales son los problemas cardiovasculares, incluyendo la enfermedad cardiaca y cerebrovascular, más que la insuficiencia renal en sí misma.

A la inversa, la presencia de factores de riesgo cardiovascular y el desarrollo de daño vascular también supone un grave problema, puesto que triplica el riesgo de enfermedad renal.

Para luchar contra el desconocimiento en materia de salud renal y fomentar la misma durante el período de verano y vacaciones, la SEN ha puesto en marcha una campaña de sensibilizacióncon consejos y recomendaciones con los que pretenden concienciar a la sociedad de la importancia de cuidar los riñones.

La campaña está compuesta por un decálogo de consejos y recomendaciones, y la presidenta de la sociedad dice que su objetivo se centra en "invertir en educación y prevención en la salud renal y en la salud en general, cambiar los hábitos de vida que son poco saludables por una vida más sana, de manera que así también nos anticipemos a la necesidades reales de las personas y contribuyamos a mejorar su calidad de vida y bienestar".

Las recomendaciones de la SEN son las siguientes:

- Hidratarse adecuadamente. Desde la SEN explican que en verano perdemos mucho líquido por la sudoración que hay que recuperar. Recuerdan que la sed sólo se quita con agua. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que el hecho de beber agua beneficia al riñón. En concreto, entre un litro y medio y dos al día pueden reducir el riesgo de deterioro de la función renal.

- No hay que permitirse todo por ser vacaciones. Instan a acordarse de los riñones y a llevar una dieta con menos aditivos en fosfato.

- Evitar el tabaco, tanto en verano como en las otras épocas del año. Recomiendan hacer balance y aconsejan que las vacaciones no estropeen los logros de todo el año.

Según especifica la OMS, el tabaco es un factor de riesgo cardiovascular, y el riñón es un órgano perteneciente a este grupo, por lo que también se ve afectado. Además, fumar aumenta el riesgo de cáncer renal en un 50 por ciento.

- Aprovechar el tiempo para planificar mejor las comidas y comer más sano. Recomiendan tomar fruta y verdura, y combinarlas en las comidas principales con pan, pastas y arroces.

- Si las vacaciones son en la playa, la SEN manifiesta que debe aprovecharse esta circunstancia para comer más pescado que carne. Además, hay que alternar las proteínas del pescado blanco o azul con huevos y legumbres.

- Vigilar la ingesta de sal, sobre todo si se come fuera de casa. La sal de la vida está en el ocio y las relaciones, no en la comida, dice la SEN. La OMS indica que la ingesta de sodio recomendada es de 5 o 6 gramos de sal al día, lo que corresponde alrededor a una cucharadita.

- Siempre, siempre, aceite de oliva, incide la sociedad. "Por algo le llaman oro líquido", añaden.

- Descansar no es sólo tumbarse al sol. El ejercicio físico no sólo es compatible con el descanso, sino que auda a descansar mejor. No obstante, la OMS recomienda que el ejercicio sea habitual porque la reducción de la presión arterial que se logra haciéndolo reduce el riesgo de insuficiencia renal crónica.

- Si se prefiere andar, pero durante el año no se tiene tiempo, el verano y las vacaciones son el momento perfecto. "No tienes excusas para una hora diaria de paseo y a buen ritmo", dice la Sociedad Española de Nefrología.

- Si, además, también se quiere adelgazar, la SEN aconseja una dieta sana y equilibrada, nunca tomando suplementos dietéticos sin indicación de un profesional.

Además, la OMS recomienda mantener un control regular del nivel de azúcar en la sangre, porque la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daño renal. Este daño renal puede por la diabetes puede reducirse o evitarse si se detecta a tiempo.