24 de noviembre de 2014

La crisis africana del ébola una exige mayor rapidez en el diagnóstico

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La crisis del ébola en África Occidental ha supuesto un duro golpe para los países afectados. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 15.000 personas han padecido el virus y unas 5.500 han muerto tras el brote que ha sacudido la región este año. Gran parte del problema surge por los largos tiempos de espera durante el diagnóstico.

Diagnosticar el ébola solo lleva unas horas. Sin embargo, dada la extensión del virus, se necesita agilizar aún más el proceso de diagnóstico. Las autoridades clínicas no dan abasto.

Las muestras para el diagnóstico tienen que enviarse a un laboratorio en el que, tras cuatro o seis horas, se revelan los resultados. Desgraciadamente, las condiciones de las carreteras africanas y la falta de instalaciones eléctricas en estos países ralentizan mucho el proceso.

La portavoz de la OMS Margaret Harris ha explicado a la agencia IRIN que "llevar muestras al laboratorio puede llevar días y trasladar los resultados a las clínicas y a los pacientes, un par de días más". "Por tanto, el tiempo desde que se envían las muestras hasta que se reciben los resultados puede ser de cuatro días", suficiente para que la enfermedad avance preocupantemente.

Debido a los retrasos en el diagnóstico, se aísla a mucha gente que no está infectada y se congestionan los hospitales. A su vez, muchos pacientes empeoran gravemente porque no se les suministra un tratamiento completo hasta que no se confirme la enfermedad.

BUSCANDO UN SISTEMA MÁS RÁPIDO

La OMS se reunió el mes pasado con varias compañías médicas para colaborar en una forma más rápida de diagnosticar el ébola. La OMS ha pedido que el proyecto permita el uso en clínicas sin laboratorio y que ofrezca resultados en menos de media hora.

El profesor Sterghios Moschos, especialista en diagnósticos de la Universidad de Westminster, le ha confirmado a la agencia IRIN que ya hay diez dispositivos en desarrollo. Uno de ellos, llamado 'EbolaCheck', permitiría diagnosticar el ébola desde un aparato con el tamaño de un folio de papel.

"La tasa de muertes del virus es tan grande, que mucha gente ha muerto mientras esperaba un diagnóstico", ha explicado Moschos. El objetivo del proyecto 'EbolaCheck' es, según el profesor Moschos, "obtener un diagnóstico lo suficientemente barato, rápido y seguro para operar en África Occidental".