30 de marzo de 2016

El cribado de cáncer de colon en España, lejos de ser una realidad

El cribado de cáncer de colon en España, lejos de ser una realidad
FLICKR/HEY PAUL STUDIOS

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron hace tres años incluir el cribado del cáncer colorrectal en la Cartera Básica Común de Servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) pero a finales del 2014 esta prueba sólo cubría al 27 por ciento de la población diana, con "amplias" diferencias entre comunidades autónomas.

"Nos preocupa que su implantación no avance de forma rápida", según ha denunciado la presidenta de la Asociación Española contra el Cáncer (Aecc), Isabel Oriol, con motivo del Día Mundial del Cáncer de Colon que se celebra este jueves 31 de marzo, denunciando que estas cifras está "lejos de la cobertura del 50 por ciento prevista para 2015".

Actualmente es el tumor de mayor prevalencia en España, con entre 28.000 y 33.000 nuevos casos al año que además van en aumento. El 70 por ciento de estos tumores son espontáneos, sin un factor genético o familiar que permita predecirlos, y generalmente no presenta síntomas específicos hasta que ya está en una fase más avanzada.

Sin embargo, desde hace años se sabe que con una prueba de sangre oculta en heces a la población de más de 50 años "la mayoría de casos se pueden pillar a tiempo", según Oriol, con lo que la supervivencia de los tumores más avanzados podría superar el 90 por ciento, frente al 60 por ciento actual.

"Hay evidencia suficiente de que es una prueba sencilla que salva vidas. Y no es ningún capricho, porque el cáncer no espera", ha denunciado la presidenta de la Aecc.

La decisión adoptada en 2013 por Sanidad y las comunidades autónomas de incluir esta prueba en la Cartera Básica de Servicios implicaba su realización a toda la población de 50 a 69 años, unos 11 millones de españoles, cada dos años. Y en caso de dar positivo, se debe realizar una colonoscopia para confirmar la presencia del tumor.

Sin embargo, a falta de conocer las cifras de finales de 2015, la cobertura hasta ahora conseguida hace que su implantación esté lejos de ser una realidad. "De los 11 millones previstos igual llegamos a cuatro", ha reconocido Oriol.

Además, critica que hay muchas diferencias en su puesta en marcha entre unas comunidades y otras. Y mientras que en algunas como País Vasco, Comunidad Valenciana o Navarra su implantación se acerca al 100%, en otras como Andalucía, Madrid o Extremadura no cubre al 5 por ciento de la población diana.

PIDEN "VOLUNTAD PARA PONERLO EN MARCHA CUANTO ANTES"

"Nuestra urgencia, después de que se haya incluido en la Cartera Básica, es que haya voluntad para ponerlo en marcha cuanto antes", ha insistido, lamentando que "haya españoles que tengan más probabilidades de ser detectados a tiempo que otros".

Su eficacia, según la presidenta de la Aecc, es superior al cribado del cáncer de mama a través de mamografías, ya que "hay evidencia de que donde se aplica prácticamente desaparecen los casos avanzados".

Y aunque por el momento de los ciudadanos que reciben la citación sólo entre un 30 y 40 por ciento acude a realizarse la prueba, esta experta reconoce que "al principio es normal que tarde en integrarse en nuestra cultura de la prevención como pasó con las mamografías". De hecho, cuando se realizan segundas o terceras citaciones, la participación es mayor.

"Todavía acude poca gente porque no se conoce bien, por eso hay que informar de lo importante que es para que cuando llegue la citación sigan las recomendaciones que se indican. Y para que en aquellos lugares donde no esté en marcha, que los ciudadanos puedan reclamarlo", ha defendido.