26 de diciembre de 2014

Crean una herramienta que identifica, localiza y registra los puntos del cuerpo que ya han sido intervenidos

PALMA DE MALLORCA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El Hospital Comarcal de Inca ha diseñado un nuevo programa de registro de las actuaciones y de los procedimientos terapéuticos basado en una aplicación informática que tiene la finalidad de identificar, localizar y registrar los puntos del cuerpo humano donde se ha intervenido.

   La idea del diseño de esta herramienta surgió de una demanda del Servicio de Neurología, ya que a menudo se aplican tratamientos que requieren identificar y localizar sus actuaciones y mantener un control de los procedimientos terapéuticos aplicados a los pacientes a lo largo de un periodo de tiempo, tal y como ha explicado el servicio de Salud de Baleares (Ib-Salut) en un comunicado.

   Así pues, para adoptar un método que identificase de manera sencilla, rápida y práctica el tratamiento aplicado, se ha diseñado un sistema que incorpora imágenes anatómicas del cuerpo humano, que permiten al especialista señalar con absoluta precisión los puntos donde se ha intervenido, que quedan reflejados en el historial del paciente con el fin de registrar una secuencia de las actuaciones, de las observaciones y de las fechas en que se han hecho las intervenciones.

   Los mapas con la figura del busto -con vistas frontal, posterior, lateral derecha y lateral izquierda- y con la imagen con vistas frontal y posterior del cuerpo entero permiten al médico ubicar todas las actuaciones terapéuticas haciendo simplemente doble 'clic' con el teclado del ordenador.

REGISTRO HISTÓRICO DE INTERVENCIONES

   Así, la intención de estos mapas anatómicos es crear un registro histórico de las intervenciones y al mismo tiempo, tenerlas ubicadas, con lo cual se simplifica el historial terapéutico, tanto visual como cronológicamente.

   Además, en la aplicación se ha incorporado --debajo de los mapas anatómicos-- un historial en que se registran las intervenciones llevadas a cabo: además de la información sobre el número de historia clínica del paciente, el servicio que hace uso de la herramienta y la fecha del procedimiento, se registran otros datos y observaciones de interés.

   Un ejemplo de la aplicación de esta herramienta sería la localización exacta de los pinchazos para administrar la toxina botulínica, que se utiliza con determinada frecuencia para tratar afecciones como la parálisis o los espasmos faciales. En este caso, se puede registrar en qué músculo facial (frontal, nasal, zigomático) se han aplicado los pinchazos y qué tipo de aguja se ha usado.

   Todos estos registros facilitan tomar decisiones terapéuticas con la máxima información posible, y por ello esta herramienta es adecuada en el tratamiento basado en la administración de la toxina botulínica, para localizar lesiones tumorales de mama, para hacer punciones secas, para ubicar lesiones dermatológicas y para cualquier otro procedimiento terapéutico que requiera un seguimiento y un progreso visual identificable.

   Este abanico de aplicaciones hace factible que el programa pueda ser útil para diferentes especialidades médicas, como la neurología y la dermatología, entre otras.