19 de diciembre de 2017

La cooperación española dedica a proyectos sanitarios un 12% de lo que se destinaba hace unos 10 años

La cooperación española dedica a proyectos sanitarios un 12% de lo que se destinaba hace unos 10 años
OMS/HARANDANE DICKO

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un informe de Médicos del Mundo y medicusmundi alerta de que la salud se ha convertido en un sector "residual" dentro de la cooperación al desarrollo en España, ya que en 2016 se destinaron 65,3 millones a proyectos sanitarios, un 1,6 por ciento del total y apenas un 12 por ciento de lo que se destinaba hace 10 años.

Así se desprende del informe 'La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2017', que muestra además como de esta reducida aportación más del 40 por ciento se dedica a la salud general, mientras que la salud sexual y reproductiva alcanza apenas el 14 por ciento.

Y por regiones, la mayoría de los fondos se destinan a África (30,64%), seguida por América (23.7%). En cambio, a Oriente Medio apenas llega el 2,90 por ciento.

"La salud es lo primero es una frase habitual en nuestras conversaciones cotidianas, pero cuando se trata de invertir en ella, las cifras no cuadran", según ha destacado el revela Carlos Mediano, presidente de medicusmundi internacional.

Los autores del informe recuerda que la salud sigue siendo un elemento que frena las aspiraciones para conseguir un mundo mejor y acabar con la inequidad y la pobreza. De hecho, recuerda que cada día fallecen 16.000 menores de 5 años y 830 mujeres en el embarazo y parto por causas la mayoría evitables.

Y estos problemas, alerta el informe, se les unen nuevas amenazas como la resistencia a los fármacos antimicrobianos, que en el año 2050 causará más muertes que el cáncer. Por ello, "es imprescindible impulsar una gobernanza sanitaria global que priorice el derecho a la salud sobre otros intereses económicos o políticos".

Por otro lado, el informe alerta del recorte de más del 90 por ciento que ha sufrido la acción humanitaria en España desde 2009, pese a las grandes catástrofes naturales y crisis humanas vividas. De hecho, en 2016 la acción humanitaria estatal volvió a quedarse bajo mínimos, con 51,3 millones de euros, apenas un ligero aumento de 5 millones sobre una ya raquítica cifra en el año anterior.