30 de marzo de 2016

Consiguen diagnosticar la conmoción cerebral con un análisis de sangre

Consiguen diagnosticar la conmoción cerebral con un análisis de sangre
EUROPA PRESS/UAL

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de 'Orlando Health', en Estados Unidos, ha detectado evidencia de conmociones cerebrales en pacientes hasta 7 días después de la lesión mediante un simple análisis de sangre, según los resultados de un estudio publicado en 'Archives of Neurology'. El descubrimiento podría ampliar en gran medida la ventana para el diagnóstico de las conmociones cerebrales, especialmente en pacientes que experimentan un retraso en la aparición de los síntomas.

"Los síntomas de una conmoción cerebral o una lesión cerebral traumática de leve a moderada pueden ser sutiles y con frecuencia se retrasan, en muchos casos, hasta varios días", explica la autora principal del estudio, Linda Papa, médico de Medicina de Emergencia e investigadora en 'Orlando Health'. "Esto podría proporcionar a los médicos una herramienta importante para el diagnóstico de forma sencilla y precisa para los pacientes, especialmente los niños, y asegurarse de que son tratados adecuadamente", añade.

Se estima casi un cuarto de millón de niños son tratados en hospitales cada año por conmociones cerebrales causadas durante la práctica de deportes, un promedio de casi 700 al día. Casi todas las conmociones cerebrales en los niños sólo se diagnostican por los síntomas, bien observándolos, como vómitos o pérdida del equilibrio, o síntomas de los que informa el niño, como visión borrosa o dolor de cabeza, pero no son vías por las que los médicos pueden determinar la gravedad de la lesión.

"Si los pacientes no son diagnosticados correctamente y tratados de manera apropiada, podría dar lugar a problemas a largo plazo -advierte Papa--. Si no se trata o sin el tratamiento de lesiones cerebrales traumáticas como las conmociones cerebrales, puede llevar a episodios prolongados con dolores de cabeza, mareos, pérdida de la memoria y depresión. Esta prueba podría ahorrar el trabajo de hacer un diagnóstico al permitir a los médicos simplemente buscar un biomarcador específico en la sangre".

El biomarcador analizado por Papa se conoce como proteína ácida fibrilar glial (GFAP). Estas proteínas se encuentran en las células gliales, que rodean las neuronas en el cerebro, y cuando se produce una lesión, las GFAP se liberan. Lo que las hace únicas es que pasan la barrera hematoencefálica y entran en el torrente sanguíneo, haciendo que sean fáciles de detectar con esta prueba en particular. "No sólo se presentan en el torrente sanguíneo, hemos sido capaces de detectar niveles medibles de GFAP hasta una semana después de la lesión", resalta Papa.

UNA PRUEBA CON UNA PRECISIÓN DEL 97 PRO CIENTO

Los investigadores analizaron cerca de 600 pacientes durante tres años y cuando la cotejaron con las exploraciones, la prueba de sangre fue capaz de detectar lesiones cerebrales traumáticas de leves a moderadas con hasta un 97 por ciento de exactitud en pacientes mayores de 18 años.

El análisis de sangre también indica qué pacientes estaban en necesidad de neurocirugía para salvar su vida, lo que sugiere que los médicos podrían emplear el análisis de sangre hasta una semana después de la lesión para detectar una lesión cerebral. Esto es importante porque muchos pacientes con conmoción cerebral pueden no buscar atención médica hasta días después de la lesión.

El análisis de sangre también podría reducir drásticamente la necesidad de exploraciones de tomografía computarizada (TC), que en la actualidad es la forma más precisa de diagnosticar lesiones cerebrales, pero que resulta cara y está asociada con exposición a radiación. "Los médicos realmente quieren reducir al mínimo la cantidad de TC en los pacientes, especialmente los niños, que son mucho más sensibles a la radiación y los efectos secundarios que puede producirse. Afortunadamente, este simple análisis de sangre parece darnos casi la misma información que una TC".

De hecho, en un estudio anterior, publicado el pasado otoño, Papa y su equipo de 'Orlando Health' analizaron ambas pruebas. Se examinaron a 152 niños dentro de las seis horas de sufrir una conmoción cerebra lo lesión cerebral traumática de leve a moderada. Los resultados mostraron que la prueba de sangre fue capaz de detectar lesiones cerebrales con un 94 por ciento de precisión, casi tan eficaz como la tomografía computarizada más vanguardista.

"Esto podría, en última instancia, cambiar la forma de diagnosticar conmociones cerebrales, no sólo en los niños, sion en cualquier persona que sufre una lesión en la cabeza --señala Papa--. Tenemos muchísimas pruebas de diagnóstico a través de la sangre para diferentes partes del cuerpo, como el corazón, el hígado y los riñones, pero nunca ha habido un análisis de sangre fiable para identificar un trauma en el cerebro. Creemos que esta prueba podría cambiar eso", concluye.