5 de enero de 2012

La Comunidad Valenciana quiere poner fin al turismo sanitario

La Comunidad Valenciana quiere poner fin al turismo sanitario
EUROPA PRESS

VALENCIA, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno valenciano establecerá mecanismos de cobro directo a pacientes extranjeros que no documenten su cobertura o a los que tengan seguro privado. "El turismo sanitario se ha acabado", ha destacado el vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, quien ha explicado que esta medida supondrá unos diez millones adicionales al año.

   Por otra parte, el Consell implantará un nuevo convenio con las farmacias para permitir el "pronto pago" de los primeros 150.000 euros facturados por cada establecimiento, mientras que los plazos de pagos del resto se negociarán.

   Estas son algunas medidas del ámbito sanitario que se incluyen en el decreto-ley de medidas urgentes para la reducción del déficit, aprobado este jueves por el Consell, y que han dado a conocer en rueda de prensa el vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, y los consellers de Hacienda, José Manuel Vela, y de Economía, Enrique Verdeguer.

   En el ámbito sanitario se obtendrá un ahorro estimado de 440 millones de euros gracias a "medidas de eficiencia" que "mantienen todas las prestaciones y estándares de calidad", ha explicado Císcar, quien ha hecho hincapié en que no hay "ni una sola medida que implique copago".

   Además, Císcar ha asegurado que no se reducirán los servicios sanitarios que actualmente se prestan en la Comunidad Valenciana y que no se cerrará "ningún centro de salud, ningún ambulatorio, ni ninguna cama".

   En concreto, se establecerán medidas de eficiencia en los departamentos de salud para el control del gasto corriente y la aplicación de economías de escala en servicios centralizados, como hostelería, suministros y cocina, que permitirán una reducción del gasto corriente de 70 millones.

   Asimismo, se ahorrarán unos 50 millones en farmacia hospitalaria por la utilización de la central de compras para la adquisición de genéricos, la sustitución de fármacos de alto coste por otros terapéuticamente idénticos y de coste menor a través de comités de farmacia y de aplicar ajustes de la dispensación de 'stock' y la dosis unitaria.

   También se establecerá una reorganización de unidades, que mejorará la prestación de servicios y la comunicación intercentros, para ahorrar unos 40 millones. Para ello se centralizará el centro de procesos de datos y los visores de imagen médica digitalizad. Además, los laboratorios actuarán de forma complementaria en toda la Comunidad y se establecerán guardias hospitalarias metropolitanas.

   Por otro lado, este 2012 ha entrado en vigor una tasa por solicitud de acreditación de centro sanitario y otra de tres euros por la renovación de la tarjeta sanitaria (SIP) en caso de pérdida. Según ha asegurado Ciscar cada año ser pierden unas 300.000 tarjetas de este tipo lo que supone un importante gasto a la administración.

   El Consell también establecerá un menú básico común para todos los pacientes en los hospitales, respetando las dietas específicas para cada proceso, lo que supondrá un ahorro estimado en 7,5 millones. También prevé dejar de gastar nueve millones de euros anuales con la asunción por parte de los departamentos de salud de las intervenciones de cataratas.

COOPERATIVAS DE MÉDICOS Y ENFERMEROS

   Además, se establecerán entidades de base asociaciativa en atención primaria, lo que supone un modelo de "autogestión", una especie de "cooperativas de médicos y enfermeros", que serán de carácter voluntario y que supondrán al Consell un ahorro de alrededor de un millón de euros por cada centro.

   La Generalitat también revisará los precios de conciertos, disminuyendo la dependencia externa, para ahorrar 40 millones. Por otro lado, establecerá una racionalización de turnos y guardias y un "férreo control" del absentismo y de las sustituciones, lo que permitirá un ahorro de 57,5 millones en el capítulo de personal de los presupuestos autonómicos.