26 de marzo de 2014

Comunidad prevé que se reduzcan un 30% las hospitalizaciones de enfermos crónicos gracias a la nueva estrategia

Comunidad prevé que se reduzcan un 30% las hospitalizaciones de enfermos crónicos gracias a la nueva estrategia
EUROPA PRESS

El 70 por ciento del coste sanitario en la región se destina al 28,8 por ciento de los enfermos crónicos Surgirán cinco nuevos perfiles socio-sanitarios, como la "enfermera de enlace" o el "especialista hospitalario de referencia"

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid prevé que se puedan reducir "cerca de un 30 por ciento las hospitalizaciones" de los pacientes con enfermedades crónicas y "un 18 por ciento sus reingresos" gracias a la puesta en marcha de su 'Estrategia de Atención a Pacientes con Enfermedades Crónicas', que ha presentado este miércoles el consejero de Sanidad, Javier Rodríguez.

La citada estrategia, que se implantará progresivamente durante los próximos cuatro años, hasta 2017, inicia la reorientación del sistema sanitario madrileño, marcando "prioridades" y una "visión común", y tiene por objetivo "mejorar la atención del paciente crónico con más calidad y eficiencia en función de la gravedad y sus necesidades".

Uno de los motivos de su puesta en marcha ha sido el aumento de la esperanza de vida entre la población madrileña, que con 83,7 años, es "la más alta de España". Esto implica el envejecimiento de la población, así como el "incremento de las enfermedades crónicas", aunque Rodríguez ha señalado que "no hay que asociar el concepto de enfermedad con la vejez", ya que también hay jóvenes que padecen enfermedades crónicas, como la diabetes.

EL 70% DEL GASTO SANITARIO SE DESTINA A ENFERMOS CRÓNICOS

Aún así, las cifras ponen de manifiesto que el 40,46 por ciento de los madrileños padece alguna enfermedad crónica y que ésta "aumenta con la edad". Además, "el 70 por ciento del coste sanitario total se emplea en el 28,8 por ciento de los enfermos crónicos", de ahí la necesidad de "utilizar racionalmente" los recursos existentes y "ajustarlos" a cada paciente según su riesgo de "desarrollar enfermedad, su complejidad y necesidades reales".

En base a algunos estudios realizados, se ha estimado que en algunas patologías --como la insuficiencia cardíaca-- la estrategia lograría mejorar los hábitos de vida en un 9,3 por ciento, reduciendo un 30 por ciento los ingresos hospitalarios y un 18 por ciento los reingresos de estos enfermos.

Este plan, que ayer se presentó a 350 profesionales en el Hospital Ramón y Cajal, ha sido elaborado durante dos años por 180 profesionales sanitarios y de sociedades científicas, coordinados por la doctora y gestora adjunta de Planificación y Calidad, Ana Miquel. Pero también ha contado con "la voz de los pacientes", escuchando sus "necesidades y propuestas mediante estudios cualitativos.

La doctora Miquel ha destacado que la cronicidad se ha convertido en "la prioridad número uno a nivel nacional e internacional", y el consejero ha señalado que este tipo de estrategias ya se ha puesto en marcha con "éxito" en otras comunidades autónomas como País Vasco o Andalucía. En concreto, para el desarrollo de la estrategia en la región se utilizarán los recursos que ya se emplean.

"De lo que se trata es de utilizar los mismos recursos, que nos cueste menos y sobre todo que se beneficien los ciudadanos porque no tendrán complicaciones", ha sentenciado Rodríguez.

El proyecto, enmarcado en la estrategia del Sistema Nacional de Salud (SNS), contempla nueve líneas de actuación dirigidas a todas las edades y enfermedades, de las que algunas que ya se han iniciado y se irán implementando. En total se han priorizado 20 enfermedades por su "prevalencia" y "costes socio-sanitarios", encabezadas por la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, por las que "se empezará a trabajar".

ESTRATIFICACIÓN DEL ENFERMO CRÓNICO POR SU NIVEL DE GRAVEDAD

La primera de las líneas contempla la estratificación del enfermo crónico en tres niveles de gravedad que van de la "autogestión" a la "gestión del caso", con el propósito de ofrecerle atención personalizada en el lugar "óptimo" y por los profesionales "adecuados".

La ventaja, ha señalado Rodríguez, es que "la enfermedad progrese lo más lentamente posible" y "evitar las complicaciones" si la enfermedad evoluciona, para hacer uso de los hospitales "lo menos posible", lo que va en beneficio "del paciente y de todos", por "el ahorro económico", ha dicho, aunque "no es el beneficio económico lo que les preocupa", ha aclarado.

Para ello, las actuaciones que realizan los profesionales sanitarios se adaptarán y se definirán nuevos perfiles, "primando el protagonismo del trabajo de enfermería". Entre estos nuevos roles se encuentra la figura de la "enfermera gestora de casos", profesional en Atención Primaria que "acompañará" al paciente de gran complejidad; la "enfermera de enlace", entre los hospitales y el centro de salud; la "enfermera educadora o entrenadora de cuidados"; el "especialista hospitalario de referencia" y el "especialista consultor".

Aún así, gran parte de la estrategia se centra en "potenciar el papel del paciente" en el conocimiento de su enfermedad y su autonomía, como "clave para favorecer su calidad de vida". Para ello se pondrá en marcha una web, tanto para los enfermos como para sus cuidadores, a través de la que podrán acceder a su historia clínica, citas e información sobre su enfermedad y cuidados. Los centros de salud, por su parte, trabajarán en "contenidos educativos" e incluirán talleres específicos de formación a pacientes según lo que necesiten.

Precisamente la informática es una de las claves de la estrategia, ya que se implantará "la historia clínica electrónica compartida y accesible por parte de los profesionales sanitarios implicados y se impulsará la consulta telefónica para pacientes inmovilizados en sus domicilios.

COORDINACIÓN CON ASUNTOS SOCIALES A TRAVÉS DE UN 'REGISTRO ÚNICO DE CASOS'

En este sentido, otra de las líneas estratégicas que contempla el plan es la colaboración socio-sanitaria, razón por la que el consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, ha estado presente en su presentación. Fermosel ha destacado que ambas consejerías "llevan años trabajando en la conjunción de ambos sistemas", porque cuando la patología "es crónica", o se juntan varias, requiere la atención de ambos.

Por ello, se realizará un seguimiento específico de todos los pacientes que cumplan con el "caso socio-sanitario" a través de la creación del Registro Único de Casos, una plataforma informática que incluirá a las personas alojadas en residencias, a las que se encuentren inmovilizados en sus domicilios o personas con discapacidad, entre otros. Esto permitirá "establecer circuitos específicos de atención" y en caso de ser necesario, "agilizar los ingresos" en hospitales de media estancia.

"Más de 100.000 personas con alguna enfermedad crónica están siendo atendidas desde los servicios sociales" desde que se implantó la ley de dependencia en el año 2006, ha señalado Fermosel. En concreto, "90.000 personas están atendidas" por tener una enfermedad crónica que ha derivado en una dependencia.

Para leer más