9 de enero de 2012

58.210 nuevos pacientes ha accedido en 2011 a los tratamientos para dejar de fumar que ofrece Sacyl

El ejercicio se cierra con 8.412 inspecciones, 344 expedientes sancionadores y 172 sanciones relacionadas con el tabaco

58.210 nuevos pacientes ha accedido en 2011 a los tratamientos para dejar de fumar que ofrece Sacyl
REUTERS

VALLADOLID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un total de 58.210 nuevos pacientes ha accedido a lo largo del 2011 a los tratamientos para dejar de fumar que la Junta de Castilla y León, a través de Sacyl, incluye en su cartera de servicios de Atención Primaria.

Esta cifra, repartida entre 29.731 hombres y 28.479 mujeres, es un 12,94 por ciento más alta respecto las 51.540 personas -25.706 hombre y 25.834 mujeres- que, en 2010, accedieron a la deshabituación tabáquica por medio del sistema sanitario público castellanoleonés.

Por áreas de salud, el resumen provisional de los tratamientos demandados en 2011 sitúa a la cabeza a León, con 10.483 (7.175 el año anterior), seguida de Salamanca, con 10.148 (9.152 el pasado ejericio), Segovia (7.711 frente a 6.030 de 2010), Valladolid Oeste (7.313 en 2011 y 9.822 el año anterior) y Valladolid Este (5.166 y 5.381 en 2011 y 2010, respectivamente).

Por detrás se sitúan El Bierzo, con 5.001 demandas (2.375 el pasado año), seguido del área de salud de Burgos (3.976 en 2011 y 2.810 en 2010), Soria (3.083 y 1.403, respectivamente), Zamora (2.887 en 2011 y 2.894 en 2010), Palencia (1.744 y 2.697) y Ávila, con 965 (el año anterior la demanda alcanzó las 1.801 peticiones).

Los datos autonómicos son muy positivos, con un incremento cercano al 13 por ciento de los pacientes que han accedido durante el último ejercicio a esta prestación, según informaron a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad.

Sin embargo, la variabilidad en las cifras provinciales responde a que, en algunas de las áreas, se obtuvieron en 2010 estadísticas acumuladas muy favorables, con una gran participación en este programa preventivo, por lo que su situación de partida preveía que sus índices de mejora serían menores, tanto respeto a otras áreas de salud como a sus propios datos anteriores, apuntaron las mismas fuentes.

LABOR INSPECTORA

La Junta de Castilla y León, además de la prevención asistencial del tabaquismo y la labor de educación y promoción de la salud, realiza una actividad inspectora que emana de las legislaciones nacional y autonómica, frente al tabaquismo y reguladoras de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad del tabaco.

La Ley 42/2010, en vigor desde principios de 2011, centra su atención en la prohibición de fumar en los establecimientos públicos cerrados y en cualquier ámbito laboral. El año recién acabado se ha resuelto provisionalmente con 8.412 inspecciones, 344 expedientes sancionadores y 172 sanciones.

La labor inspectora que se desarrolla en Castilla y León responde a la doble motivación de dar respuesta a las denuncias presentadas ante los correspondientes órganos competentes y atender a la planificación de inspección y de control de la Consejería de Sanidad y que supone que los distintos servicios territoriales, a través de sus inspectores, alcancen el número mensualmente previsto de visitas a establecimientos de distinta índole, durante las cuales se comprueba el cumplimiento de la legislación vigente.

En ambos casos, los inspectores de la Junta realizan la oportuna acta, en la que se informa de las posibles deficiencias y, en su caso, puede dar lugar a la apertura del correspondiente expediente sancionador que, dependiendo de los aspectos incumplidos, originará sanciones leves, graves y muy graves, cuyo órgano sancionador y cuantía está estipulado por la normativa vigente, quedando siempre la opción del recurso ante la vía contencioso-administrativa.