25 de julio de 2019

Claves de prevención y pautas de actuación en caso de ahogamiento

Claves de prevención y pautas de actuación en caso de ahogamiento
El ahogamiento es la segunda causa de muerte accidental, después de los accidentes de tráfico, en menores de 19 años de edad - IMEO

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Para evitar ahogamientos es fundamental la supervisión y la seguridad, evitar situaciones de riesgo y saber cómo actuar en caso de peligro.

Según el Informe Nacional de Ahogamientos (INA), elaborado por la Real Federación de Salvamento y Socorrismo (RFESS), 327 personas perdieron la vida en 2018 por ahogamiento en espacios acuáticos españoles.

Tal y como indica la doctora Marta López Tomás, E-Health Medical Manager de Cigna España, "es muy importante incidir en las medidas de prevención, ya que en muchos casos los accidentes por asfixia pueden
evitarse. Además, es fundamental tener conocimiento de las pautas de actuación en caso de ahogamiento o atragantamiento. Conocer los pasos a seguir, tanto para la maniobra de reanimación cardiopulmonar como en la que se realiza en caso de atragantamiento, puede llegar a evitar un desenlace fatal".

En el caso de los ahogamientos y otros accidentes en el agua, es preciso adoptar la llamada conducta A.V.A. (Advertir, Valorar, Adoptar), tal y como recomienda el Ministerio de Sanidad. Este modo de
proceder se basa en mantener una actitud de alerta para advertir cualquier situación de riesgo, valorar el peligro y adoptar una actitud segura. Partiendo de esta base, el departamento médico de Cigna España expone algunas pautas de seguridad para prevenir accidentes y evitar lesiones por esta causa.

- Supervisión y seguridad con los más pequeños. Según la Asociación Española de Pediatría, tras los accidentes de tráfico el ahogamiento es la segunda causa de muerte accidental en menores de 19 años de edad. Por ello es fundamental la supervisión constante del niño, mirando a la piscina cada 10 segundos y comprobando que es posible llegar hasta donde está el menor con el brazo en menos de 20 segundos.

Los niños a partir de 4 años tienen la suficiente destreza para nadar, por lo que es conveniente que aprendan cuanto antes. También es aconsejable usar un chaleco salvavidas cuando los más pequeños estén cerca del agua y se navegue en embarcaciones de recreo. Por último, los niños deben conocer el peligro que tiene para ellos y para e resto de los bañistas no respetar las medidas de seguridad, así como la importancia de correr por superficies mojadas y no tirarse cerca de los bordillos o escaleras.

- Los bañistas más mayores, siempre acompañados. Según el informe remitido por la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, el perfil principal de víctimas por ahogamiento son personas de más de 65 años (45%). Por ello, hay que procurar que ellos también estén siempre acompañados.

- Evitar situaciones de riesgo. El Ministerio de Sanidad incide en la importancia de bañarse únicamente en zonas que cuenten con la presencia de socorristas y prestar especial atención a la señalización. Además, es necesario evitar conductas de riesgo, como son el consumo de alcohol, meterse en el agua de noche o hacerlo de manera brusca tras haber comido o practicado deporte de manera intensa, o si se ha estado tomando el sol durante un largo periodo de tiempo.

- Saber reaccionar en caso de ahogamiento. En caso de presenciar un accidente por ahogamiento, es importante conocer algunas medidas básicas que pueden salvar vidas. En este caso, lo más acertado es seguir la conducta P.A.S (Proteger, Avisar y Socorrer): en primer lugar se debe sacar a la persona del agua y llamar al servicio de emergencia. A continuación se debe evaluar su consciencia y respiración para saber si está en parada cardiorrespiratoria. Finalmente se debe recurrir a la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP).