31 de agosto de 2020

Cirugía robótica mínimamente invasiva mejora los resultados y supervivencia en el cáncer de boca y garganta

Cirugía robótica mínimamente invasiva mejora los resultados y supervivencia en el cáncer de boca y garganta
Un equipo quirúrgico de Cedars-Sinai realiza una cirugía robótica. - CEDARS-SINAI

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

La cirugía robótica para pacientes con cáncer de células escamosas orofaríngeas en etapa temprana se asocia con mejores resultados, incluida una mejor supervivencia a largo plazo, según un estudio de Hospital Cedars-Sinai de Nueva York publicado este jueves en la revista 'JAMA Oncology'. El cáncer de orofaringe se produce en la parte posterior de la garganta e incluye la base de la lengua y las amígdalas.

La cirugía robótica transoral es un procedimiento mínimamente invasivo en el que un cirujano utiliza un sistema mejorado por computadora para guiar un endoscopio (un tubo flexible con una luz y una cámara adheridas a él) para proporcionar imágenes en 3D de alta resolución de la parte posterior de la boca y garganta, zona de difícil acceso con herramientas convencionales. Dos instrumentos guiados robóticamente, que actúan como brazos de un cirujano, trabajan alrededor de las esquinas para eliminar de manera segura los tumores del tejido circundante.

El estudio observacional retrospectivo del Cedars-Sinai, que utilizó datos de la Base de datos nacional del cáncer, incluyó a 9.745 pacientes quirúrgicos, 2.694 de los cuales se sometieron a cirugía robótica transoral entre 2010 y 2015.

Los autores encontraron que la tasa de supervivencia general a cinco años para pacientes con El estadio de enfermedad que se sometió a cirugía robótica fue del 84,5%, en comparación con el 80,3% de los pacientes que se sometieron a cirugía no robótica, después de ajustar las diferencias en la salud y otras características de los dos grupos de pacientes.

"Como mínimo, la cirugía robótica para pacientes con cáncer de orofaringe parece segura y eficaz en comparación con lo que ha sido el estándar de atención durante muchos años", asegura Zachary S. Zumsteg, profesor asistente de Oncología Radioterápica en Cedars-Sinai, refiriéndose a la cirugía estándar, radioterapia y quimioterapia y autor del estudio.

El cáncer de orofaringe a menudo se asocia con el virus del papiloma humano, que se cree que causa el 70% de los cánceres de orofaringe en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Aproximadamente 3500 casos nuevos de cánceres de orofaringe asociados al VPH se diagnostican en mujeres y aproximadamente 15 500 en hombres cada año en los EE. UU.

El estudio Cedars-Sinai observó que la proporción de pacientes sometidos a cirugía robótica transoral para el cáncer de orofaringe en etapa temprana aumentó drásticamente después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos aprobó la cirugía para ese cáncer en 2009, del 18,3% en 2010 al 35,5% en 2015, según los hallazgos de los investigadores. Además, la proporción de establecimientos que realizan cirugía robótica transoral durante ese mismo período aumentó a más del doble, del 6,3% al 13,9%.

El aumento a nivel nacional de la cirugía robótica transoral para el cáncer de orofaringe llevó a los investigadores a evaluar si los beneficios teóricos de la cirugía robótica para los pacientes con cáncer de orofaringe en realidad brindan resultados que son superiores o equivalentes a los tratamientos estándar para ese tipo de cáncer y otros.

Además del aumento de las tasas de supervivencia general, los investigadores encontraron que la cirugía robótica se asoció con tasas más bajas de márgenes quirúrgicos positivos (12,5%) en comparación con una tasa del 20,3% para la cirugía no robótica en pacientes con cáncer de orofaringe.

Los márgenes quirúrgicos positivos se refieren a las células cancerosas que permanecen en el borde del tejido que se ha extirpado quirúrgicamente. Además, la cirugía robótica se asoció con un menor uso de quimiorradiación posoperatoria, en un 28,6%, en comparación con el 35,7% de los pacientes que se sometieron a cirugía no robótica.

"Nuestro propósito al hacer este estudio fue ver cómo esta nueva tecnología, que nunca se ha probado en un ensayo controlado aleatorio, ha influido en los patrones de tratamiento y los resultados desde su aprobación por la FDA --apunta Zumsteg--. Existe una curva de aprendizaje con cualquier técnica quirúrgica nueva, y las nuevas no siempre se traducen en resultados iguales o mejores".

Los investigadores esperan que sirva de base para futuros ensayos clínicos controlados y aleatorizados. "Mientras tanto, es tranquilizador para nuestros pacientes que su tasa de supervivencia sea la misma, si no mejor, con la cirugía robótica y que tengan el potencial de una mejor calidad de vida", señala Nguyen.

Para leer más