18 de mayo de 2015

La cirugía de catarata es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

   La cirugía de catarata es uno de los procedimientos quirúrgicos más comunes, realizándose en el mundo cada año casi 22 millones de intervenciones. Este número está creciendo debido a los cambios demográficos y se estima que en 2020 se realizarán en el mundo más de 32 millones de operaciones al año, según los datos de la Organización Mundial de la Salud.

   Según han explicado expertos en el marco del 30º Congreso de la Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-Refractiva (SECOIR), en los últimos años se han producido dos grandes hitos que han mejorado la seguridad de las cirugías. Asimismo, es clave el progreso de las lentes intraoculares, que convierten esta cirugía de cataratas en una intervención que permite alcanzar la emetropía, es decir, prescindir de las gafas.

   Actualmente, el 26% de los españoles tiene astigmatismo y, entre los pacientes que se someten a una cirugía de cataratas, el 30% tiene más de 1,5 dioptrías. Según el doctor Javier Mendicute, moderador del encuentro y jefe de Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario de Donostia, "tiene como objetivo abordar las últimas novedades en la cirugía de catarata, como la aparición de plataformas de apoyo en las intervenciones y la posibilidad de corregir defectos refractivos como el astigmatismo".

   El astigmatismo afecta a entre un 30-40% de los pacientes que se someten a cirugía de catarata. "Hoy en día existe una tendencia a corregir el astigmatismo durante la cirugía y para ello tenemos medios: el más fiable es la implantación de lentes intraoculares tóricas. En 2012 el 90% de los miembros de la American Society of Cataract and Refractive Surgery (ASCRS) las implantaban", ha explicado.

   Al respecto, han destacado el papel de las lentes intraoculares tóricas durante la cirugía de cataratas, que además de corregir el astigmatismo, permiten al cirujano prescindir de la necesidad de actuar sobre la córnea con el láser, preservando así la integridad de esta estructura.

LA TECNOLOGÍA EN LA CIRUGÍA REFRACTIVA

   Por otro lado, el profesor Miguel Teus, catedrático de Oftalmología de la Universidad de Alcalá de Henares ha destacado la cirugía refractiva láser, que "es la más común, la más utilizada y para la que probablemente más ojos son candidatos" y, en este ámbito, "los grandes cambios se han dado en dos sentidos: el conocimiento sobre la córnea y los algoritmos de tratamiento que se emplean con láser Excimer".

   El conocimiento de la córnea ha permitido a los expertos ser capaces de prevenir con eficacia las complicaciones que antaño podían ser importantes o aquellas de las que no se conocía exactamente la respuesta de esta parte del ojo. Y es que según Teus, "gracias a las últimas investigaciones al respecto, ya podemos conocer esta respuesta con una mayor precisión, disminuyendo el riesgo de este tipo de cirugía - que siempre ha sido bajo, pero ahora es casi inexistente-".

   Por otro lado, los algoritmos que se emplean con láser Excimer "están en continuo cambio y mejoría", según el profesor, quien ha añadido que "actualmente existen algoritmos de tratamiento basados en la topografía del paciente que permiten personalizar el tratamiento para una córnea en particular, una opción muy importante sobre todo para aquellas córneas con algún tipo de anomalía morfológica".

   Gracias a las innovaciones tecnológicas, "el tiempo de recuperación de la agudeza visual es mucho más rápido que años atrás y la calidad de la visión también es cada vez mejor. Por ejemplo, la visión nocturna o la conducción fueron en un inicio un problema para la cirugía láser, pero hoy en día está prácticamente resuelto", ha explicado Teus.