27 de agosto de 2014

La cirugía bariátrica ayuda a reducir alteraciones neurológicas asociadas a la obesidad

La cirugía bariátrica ayuda a reducir alteraciones neurológicas asociadas a la obesidad
HOSPITAL VIAMED MONTECANAL

MADRID, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

   La cirugía de pérdida de peso puede reducir las alteraciones en la actividad del cerebro asociadas con la obesidad y mejorar la función cognitiva en la planificación, la formulación de estrategias y la organización, según un nuevo estudio publicado en 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism'. La obesidad puede perjudicar el cerebro y otros órganos, de forma que las personas obesas presentan un 35 por ciento más de riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer en comparación con las de peso normal.

  La cirugía bariátrica se utiliza para ayudar a las personas que están peligrosamente obesas a perder peso y este tipo de procedimientos están diseñados para restringir la cantidad de comida que se puede comer antes de sentirse lleno al reducir el tamaño del estómago o limitar la absorción de nutrientes al limitar parte del intestino delgado de la vía que lleva los alimentos a través del tracto digestivo.

   Algunos procedimientos, como la cirugía gástrica en Y de Roux (RYBG), utilizan una combinación de estos métodos. Esta nueva investigación es, según sus autores, la primera en evaluar la actividad cerebral en las mujeres antes y después de la cirugía bariátrica. "Cuando estudiamos a las mujeres obesas antes de la cirugía bariátrica, vimos que algunas áreas de sus cerebros metabolizan los azúcares a un ritmo mayor que las de peso normal", relata uno de los autores del estudio, Cintia Cercato, de la Universidad de São Paulo, en São Paulo, Brasil.

   "En particular, la obesidad condujo a una actividad alterada en una parte del cerebro relacionada con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, la circunvolución cingulada posterior. Dado que la cirugía bariátrica invierte esta actividad, sospechamos que este procedimiento puede contribuir a una reducción del riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia", añade esta experta.

   El estudio longitudinal examinó el efecto de la cirugía RYBG en la función del cerebro de 17 mujeres obesas. Los científicos utilizaron la tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés) y pruebas neuropsicológicas para evaluar la función cerebral y la actividad de los participantes antes de la cirugía y seis meses después del procedimiento, así como en un grupo de control de 16 mujeres delgadas.

   Antes de que se sometieron a cirugía, las mujeres obesas presentaban tasas más altas de metabolismo en ciertas áreas del cerebro, incluyendo la circunvolución cingular posterior. Después de la cirugía, no hubo evidencia de esta actividad cerebral exacerbada, sino que sus tasas de metabolismo cerebral eran comparables a la actividad observada en mujeres de peso normal.

   Tras la cirugía, las mujeres obesas también realizaron mejor una prueba que mide la función ejecutiva, la capacidad del cerebro para conectar la experiencia pasada y el presente y que se utiliza en la planificación, la organización y la estrategia, que como la hicieron antes del procedimiento quirúrgico. Otras cinco pruebas neuropsicológicas que miden diferentes aspectos de la memoria y la función cognitiva no mostraron cambios tras la cirugía.

"Nuestros hallazgos sugieren que el cerebro es otro órgano que se beneficia de la pérdida de peso inducida por la cirugía --concluye Cercato--. El aumento de la actividad cerebral que las mujeres obesas exhibieron antes de someterse a la cirugía no resultó en mejora de rendimiento cognitivo, lo que sugiere que la obesidad puede forzar al cerebro a trabajar más para alcanzar el mismo nivel de cognición".

Para leer más