8 de marzo de 2019

La cirugía artoscópica puede ser no la mejor opción en caso de menisco roto

La cirugía artoscópica puede ser no la mejor opción en caso de menisco roto
FLICKR/SIMON BLACKLEY - ARCHIVO

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Muchos de los adultos de mediana edad y mayores con cartílago desgarrado y dolor en la rodilla no se benefician demasiado de la llamada cirugía artroscópica, según una revisión de estudios anteriores realizada por investigadores de la Univesidad de Oxford (Reino Unido).

Los investigadores analizaron 10 ensayos clínicos previos que ofrecieron aleatoriamente a algunos pacientes cirugía de rodilla y otras opciones no quirúrgicas, incluido el ejercicio o la medicación. En general, la cirugía de rodilla no fue mejor que estas alternativas para mejorar la función física, y resultó en solo una pequeña reducción en el dolor.

Sin embargo, cuando los investigadores observaron solo un subconjunto de pacientes sin dolor de rodilla por artritis en su rodilla, la cirugía parecía moderadamente mejor que la terapia física para reducir el dolor causado por la rotura. "La cirugía no funciona para todos, pero en casos seleccionados, demostramos que la cirugía debería estar disponible para los pacientes", explica Simon Abram el autor principal del estudio, que se ha publicado en la revista 'British Journal of Sports Medicine'.

En todo el mundo, más de 4 millones de personas se someten a una cirugía artroscópica de rodilla cada año, según la Sociedad Estadounidense de Ortopedia para la Medicina Deportiva. Durante la operación, el cirujano hace una pequeña incisión en la rodilla e inserta una pequeña cámara llamada artroscopio para ver el interior de la articulación, localizar y diagnosticar el problema y guiar las reparaciones.

A veces, los cirujanos extirpan todo el menisco, el cartílago que funciona como un cojín entre los huesos de la espinilla y el muslo, y otras veces solo eliminan parte de él. Si bien esto es mínimamente invasivo, no está exento de riesgos. Los pacientes reciben anestesia, que en cualquier cirugía puede llevar a complicaciones como reacciones alérgicas o dificultades respiratorias. Además, este procedimiento específico podría dañar la rodilla o provocar coágulos de sangre en la pierna.

"En la mayoría de los casos, los pacientes deben probar primero la fisioterapia. Si esto no mejora los síntomas, la cirugía de rodilla puede ser beneficiosa, especialmente en pacientes sin osteoartritis y con síntomas específicos", apunta Abram.

En su análisis, todos los participantes del ensayo que se sometieron a una operación de rodilla recibieron una meniscectomía parcial, que solo extrajo parte de este cartílago. Para todos los tipos de pacientes, incluidas las personas con y sin dolor de artritis, la cirugía fue ligeramente mejor que la terapia física para reducir el dolor después de 6 a 12 meses, según un análisis de cinco ensayos con un total de 943 pacientes.

En tres ensayos de 402 pacientes sin dolor de artritis, la cirugía tuvo una ventaja pequeña a moderada en la mejora del dolor de rodilla después de 6 a 12 meses con respecto a la terapia física. Dos ensayos con 244 pacientes sin dolor por artritis también encontraron una cirugía asociada con una mejoría moderada a mucho mayor en la calidad de vida que el tratamiento no quirúrgico.

Contador

Lo más leído