Cione Ruta de la Luz culmina la quinta expedición de revisiones ópticas y auditivas en Dakhla, en el Sáhara

Cione Ruta de la Luz culmina la quinta expedición de revisiones ópticas y auditivas en Dakhla, en el Sáhara
11 de diciembre de 2018 FUNDACIÓN CIONE RUTA DE LA LUZ

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Cione Ruta de la Luz y GN España han culminado la quinta expedición que realizan a Dakhla, una región del Sáhara Occidental, para realizar revisiones ópticas y audiológicas.

La logística de esta misión, a la que han viajado tres voluntarios, ha sido muy similar a las anteriores y los servicios prestados han tenido lugar en las mismas instalaciones que el año anterior.

En algo más de una semana de trabajo, han examinado la vista de 403 personas, han prescrito 228 gafas y han revisado la audición de 73 pacientes, adaptado 56 audífonos y han realizado labores de mantenimiento de aparatos adaptados años anteriores. Asociaciones locales han realizado un trabajo previo de selección de los beneficiarios e, 'in situ', han ayudado en el desarrollo de la expedición.

La corrección visual no resulta accesible en Dakhla y tampoco lo es la salud auditiva. El gabinete audiológico más cercano a la ciudad está a 400 kilómetros, en las ciudades de Casablanca o Marrakech (Marruecos).

Un paciente permaneció dos días alojado en un hostal de la ciudad porque tenía unos tapones de gran tamaño y endurecidos en los oídos y se necesitó ese tiempo para reblandecerlos.

"Al tercer día, por fin lo conseguimos. Hicimos la audiometría, le pusimos dos audífonos y volvió a oír. Sus lágrimas hicieron brotar las nuestras", ha comentado uno de los audioprotesistas voluntarios, Israel García, cooperante de GN, que ha comprobado la presencia de hipoacusia provocada por golpes y maltrato machista o por la explosión de una mina antipersona.

La óptico-optometrista voluntaria Lorena García, ha descrito estos días como "la experiencia profesional más bonita de mi carrera, un máster acelerado. En 10 años trabajando no había visto tantos casos diferentes y complicados de graduación". "Es inevitable no llorar cuando tu trabajo hace oír a un niño por primera vez, o ver con nitidez la realidad", ha agregado.