15 de junio de 2009

Científicos del Instituto de Biología del Cáncer de Salamanca descubren una nueva ruta inductora de la muerte celular

Su conocimiento podría ser útil para diseñar fármacos para el cáncer

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado por científicos del Instituto de Biología Molecular y Celular del Cáncer (IBMCC) de Salamanca, que se publicará el 17 de junio en 'The EMBO Journal', ha descubierto una nueva vía inductora de la muerte celular programada cuyo conocimiento podría facilitará el diseño de nuevas estrategias contra el cáncer.

En concreto este grupo, dirigido por el doctor Felipe X. Pimentel-Muiños, ha descubierto que algunos activadores naturales de la muerte celular programada son capaces de inducir normalmente el fenómeno a través de un nuevo mecanismo molecular.

Esta señalización novedosa se inicia e integra en el retículo endoplasmático y opera de forma independiente de la maquinaria mitocondrial que hasta ahora se suponía que era central en la integración de las señales apoptóticas.

La muerte celular programada o apoptosis es un proceso controlado genéticamente que opera en organismos multicelulares para eliminar aquellas células que resultan obsoletas o potencialmente dañinas para el conjunto del organismo. Este fenómeno se produce de forma natural en una amplia variedad de procesos biológicos, que van desde el desarrollo embrionario a la respuesta a diversos tipos de daño celular, y tiene implicaciones en un gran número de patologías.

Por ejemplo, defectos en la susceptibilidad celular a la apoptosis se ven asociados al proceso de transformación de una célula normal en una tumoral, y provocan con frecuencia resistencias indeseadas a las terapias antitumorales. Por tanto, el conocimiento de los mecanismos moleculares que regulan e inducen la muerte celular programada podría facilitar el diseño de estrategias para abordar el cáncer.

REGULAR LA MUERTE CELULAR

Las moléculas de la familia Bcl2 juegan un papel importante en la regulación y ejecución de la muerte celular apoptótica. Tras muchos años de estudio de su función, hoy en día se sabe que la presencia de algunas de estas proteínas --como Bak y Bax, dos miembros esenciales de la familia-- en las membranas mitocondriales regula de forma crítica la liberación de citocromo C al citoplasma como punto de no retorno del proceso de muerte celular inducido por los activadores naturales de estas dos moléculas: las proteínas 'BH3-only' de la misma familia.

Pero todos estos miembros Bcl2 se expresan también de forma natural en el retículo endoplasmático, una región subcelular en la que su función no está del todo clara.

En el presente estudio, el grupo dirigido por Pimentel-Muiños describe que Bak expresado en el retículo endoplasmático, responde normalmente a activadores BH3-only induciendo una vía de señalización apoptótica independiente y completamente autónoma de la función mitocondrial de estas mismas moléculas.

Asimismo, los investigadores del grupo descubrieron que este efecto se canaliza a través de una maquinaria molecular de señalización novedosa, que implica tanto flujos de calcio como las moléculas IRE1 y TRAF2, previamente involucradas en la respuesta de la célula a estrés reticular.

Según aclara el doctor Pimentel-Muiños, "de este modo, todo el sistema molecular que activa la apoptosis parece funcionar normalmente en presencia exclusivamente de proteínas Bcl2 expresadas en el retículo y en ausencia de expresión mitocondrial de estas moléculas, algo que verdaderamente nos resultó muy sorprendente al principio de nuestra investigación".