25 de enero de 2018

CETIR-ERESA crea una técnica que asocia el riesgo vascular del paciente con su nivel de grasa intra-abdominal

CETIR-ERESA crea una técnica que asocia el riesgo vascular del paciente con su nivel de grasa intra-abdominal
CETIR – ERESA

MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

Especialistas de CETIR-ERESA (Grupo ASCIRES) ha creado una nueva técnica, denominada 'Densigras', que permite asociar el riesgo vascular del paciente con su nivel de grasa intra-abdominal o visceral, cuya acumulación supone un "importante" riesgo para la salud.

De hecho, este nuevo método permite complementar el diagnóstico de múltiples patologías asociadas al exceso de grasa visceral, gracias al uso avanzado de la densitometría junto a la creación de un algoritmo biomédico específico, diseñado para evaluar diferentes tipos de tejidos adiposos, incluso en aquellos pacientes que no muestran signos evidentes de sobrepeso.

Y es que, el exceso de peso tiene consecuencias que van más allá de lo evidente, y que también se manifiestan en la acumulación de este tipo de tejido adiposo que rodea algunos órganos de nuestro cuerpo y se vincula al desarrollo de distintas enfermedades, tales como la diabetes, la hipertensión y ciertos tipos de cáncer que afectan al colon o a próstata.

"Este proyecto dio su primer paso hace unos años, cuando empezamos a estudiar como la densitometría podría dar respuesta a necesidades de los médicos e investigadores que no estaban cubiertas por otras técnicas diagnósticas. La asunción de que todos los pacientes tienen singularidades propias nos estimuló para desarrollar la forma de estimar por separado los diferentes tipos de grasa corporal" ha explicado el director científico de CETIR y responsable del área de densitometría en Grupo ASCIRES, Luís del Río Barquero.

Esta idea, prosigue, se combinó con la reconstrucción de la geometría del abdomen para adaptar la prueba a cada paciente específico. Precisamente, esta es la otra "gran novedad" que aporta esta tecnología de diagnóstico, ya que la medición de la grasa intra-abdominal se realiza de forma personalizada y teniendo en cuenta la morfología de cada individuo, lo que ayuda a detectar sus posibles riesgos y a optimizar su tratamiento farmacológico.

"Con esta nueva prueba estamos consiguiendo una mayor exactitud, sin necesidad de someter a dosis altas de radiación al paciente y evitando las posibles imprecisiones que los movimientos del paciente puede generar", ha destacado el especialista.

La investigación en torno a esta tecnología, de la que ya se han beneficiado más de un centenar de personas, permite obtener información "mucho más detallada" sobre los procesos metabólicos que influyen en la producción de este problemático tejido graso que todavía plantea "muchas incógnitas" a médicos e investigadores.